Síguenos en nuestras redes

#Opinión

Consulta Infantil y juvenil 2021, la voz de las nuevas generaciones

Publicado

en

La consulta infantil y juvenil (CIJ) es un ejercicio de participación para menores de 18 años que fue implementado en México en el año de 1997. Curiosamente, un año de grandes cambios democráticos en la historia de nuestro país. Este ejercicio ha dado voz a niños y adolescentes, sin distinciones, para entender su postura y finalmente incluirlos como parte de una sociedad democrática que escucha y respeta la opinión de este importante sector social. El ejercicio mismo empodera, reeduca tanto a las y los menores, como a quienes no lo son, ya que los integra en la toma de las decisiones que pueden cambiar el rumbo del país y con ello los incentiva a continuar participando en más ejercicios de libertad democrática.

En su primera edición la participación de menores fue de 3´709,704, cifra que subió hasta los 6´976,839 en la última edición. Sin duda debemos reconocer el papel del INE, pero también valorar el esfuerzo de los millones de niños y jóvenes que han asistido a emitir su opinión. Su voz es necesaria, pues representa el porvenir y nuestra mayor apuesta por un mejor país.

Participan más de 100 mil niños, niñas y jóvenes coahuilenses en la Consulta Infantil y Juvenil 2021 - Central Electoral

 

En noviembre del año pasado, niñas, niños y adolescentes de México, e incluso de otros países, participaron en la Consulta por alguna de las vías dispuestas para ello. Los voluntarios que atendieron las casillas, fueron preparados por parte de las Vocalías de Capacitación Electoral y Educación Cívica del INE, implementando en la consulta un protocolo de protección a la salud para garantizar una jornada segura para todos. En ella, gracias a las gráficas recabadas por el INE, podemos observar varios de cambios y evoluciones dentro del esquema social de este sector. Por ejemplo: en cuanto a la participación por identidad sexogenérica, 46.71% de las y los participantes de la Ciudad de México se identifican como niñas o adolescentes mujeres (198,745 personas); 44.30% como niños o adolescentes hombres (188,519 personas); 7.80% no especificaron su identidad sexogenérica (33,174 personas); y 1.19% señaló que no se identifica con ninguno de los dos (5,066 personas). Esto, sólo por mencionar uno de los datos más interesantes.

 

La Consulta Infantil y Juvenil garantiza el derecho de la niñez y juventud guerrerense - Central Electoral

 

Gracias a los datos del mismo organismo, también sabemos que el grupo de menores que mayor participación tuvo fue el de 10 a 13 años y que del total de participantes en la CIJ 2021, 33,982 menores de edad declararon que trabajan, lo que equivale al 7.99% de la población que emitió su opinión. Hay información muy importante en las bases de datos que el INE creó a partir de esta consulta. Ésta puede resultar muy útil para la creación e implementación de nuevas políticas públicas encaminadas a proteger les derechos más fundamentales de niñas, niños y adolescentes, como servidores públicos y representantes populares. Es nuestra obligación analizar estos datos y buscar las soluciones que los futuros ciudadanos de México esperan de nosotros. Este trabajo implica pluralidad e inclusión; supone un México que toma en cuenta la voz del futuro y le da herramientas formativas de un gran valor. Pero también implica pequeños-grandes mexicanos que despiertan y tienen en esta consulta la vía más directa para emitir sus inquietudes, sus ideas y las posibles soluciones que ayuden a la construcción de un México mejor. Todas y todos debemos fomentar la participación en las siguientes consultas; que estos ejercicios sigan creciendo para sumar más voces que enriquezcan nuestra valiosa democracia.

 

Consulta Infantil y Juvenil 2021: qué es y cómo participar

Diana Lara es actualmente diputada federal por el distrito 6 de la CDMX (LXV Legislatura); es secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, secretaria del Comité de Ética, Comisión de Diversidad e integrante de la Comisión de Cambio Climático. En el ámbito legislativo, cuenta con una trayectoria de 15 años de servicios ininterrumpidos en el parlamento local y federal. Entre sus actividades destacan: asesora y secretaria técnica del comité del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), en la LXII Legislatura.

#Opinión

Paquete contra carestía, oportunidad para corregir política agrícola

Publicado

en

El pasado 4 de mayo, el Presidente López Obrador anunció un plan contra la inflación que incluye aumentar la producción de los granos básicos. De hecho, dos semanas antes, el 12 de abril, el Presidente dijo que había “dos objetivos fundamentales para garantizar nuestra soberanía: la autosuficiencia energética y la autosuficiencia alimentaria”.

La afirmación está en consonancia con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) que plantea “actualmente México importa casi la mitad de los alimentos que consume, así como la mayor parte de los insumos, maquinaria, equipo y combustibles para la agricultura” y que, por esta razón, el gobierno federal se ha propuesto “romper el círculo vicioso entre postración del campo y dependencia alimentaria”.

 

En la delicada situación que viven hoy los trabajadores agrícolas, agudizada por el aumento en el precio de los fertilizantes, y para romper esa “postración del campo”, como la llamó el presidente, el gobierno tiene una gran área de oportunidad para corregir los errores de una política agrícola que se contrapone al objetivo de aumentar la producción de granos básicos y, que nos ha hecho más dependientes del exterior en varios rubros clave.

Tres datos nos revelan lo alejado que está el país de sentar las bases de la autosuficiencia alimentaria: el primero, de acuerdo con datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), con base en cifras del Banco de México y del INEGI, en 2021 las importaciones de maíz, frijol, arroz, trigo, entre otros productos básicos, sumaron 15 mil millones de dólares (poco más del costo de la refinería de Dos Bocas en el estado de Tabasco). Dicha cantidad es 56 por ciento más alta respecto de los 9 mil 585 millones de dólares que desembolsó el país en 2020. De esta manera, las compras de México al extranjero, rompieron la marca histórica de 10 mil 802 millones de dólares establecido en 2012.

Otro dato revelador: de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, México importó productos agrícolas de ese país, por un valor de 26mil 555 millones de dólares en 2021, un aumento del 40% interanual y un récord que refleja con claridad la dependencia que tenemos de la compra de alimentos del exterior.

Segundo, la creciente dependencia de México de la importación de fertilizantes. El país importa más del 60% de este insumo fundamental para la productividad agrícola, el cual representa el 30% de los costos de producción agrícola, de acuerdo con los cálculos de la FAO.  Entre 2019 y 2021, el país consumió en promedio, poco más de 6 millones de toneladas, pero produjo apenas 2.3 millones, de acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en el último informe de Expectativas Agroalimentarias 2022.

Además de la dependencia del exterior, el aumento en los precios de los fertilizantes ha sido un factor crítico para los trabajadores agrícolas, sumado a  la estabilización de los precios lo cual no se ve que pudiera concretarse en el corto plazo, porque su precio no sólo depende de lo que se hace a nivel nacional, sino de factores externos como el conflicto entre Rusia y Ucrania (de Rusia importamos el 30% de los fertilizantes el año pasado), problemas de logística y transporte, aumento del precio de contenedores y la decisión de Rusia y China (el otro gran productor mundial) de privilegiar su mercado interno.

En tercer lugar, la ineficiente labor de la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios, Cofepris, que ha bloqueado más de 2 mil 600 trámites para la autorización de plaguicidas que necesita el campo para producir alimentos. El rezago llega a más de mil 200 por ciento.

Llama la atención que, de los registros rezagados, sean los productos nuevos, es decir, los de última generación, los que tengan el mayor atraso para su autorización, pues de 75 productos nuevos que estaban por obtener registro en 2018, el año pasado llegaron a 547. En total, en el lapso de 2018 a 2021, se han acumulado mil 470 productos que siguen sin registro y a la espera de poder ser utilizados en el campo como opciones innovadoras en el control de plagas y malezas para una producción agrícola eficiente y sustentable.

La crisis alimentaria a nivel mundial, derivada de la escasez de fertilizantes, del aumento de los insumos para producirlos, de la ruptura de las cadenas agroalimentarias, agudizadas por el conflicto en Ucrania, la sequía y el impacto del cambio climático y la urgencia para tomar medidas que aumenten la producción de granos básicos, debe verse como la oportunidad para superar las trabas y prejuicios que algunos funcionarios tienen hacia el modelo de producción de alimentos a gran escala.

De la capacidad para superar esas limitaciones e ideas preconcebidas, dependerá que el gobierno logre enfrentar exitosamente el desafío de producir más alimentos, depender menos del exterior y mitigar la escalada de precios que ya estamos experimentando.

Cristian García de Paz es Director Ejecutivo de Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología, A.C. PROCCYT

Sigue leyendo

#Opinión

Distribución del agua, una manera de discriminar en México

En México y en el mundo, el agua es de todas y todos; la necesitamos, y hoy en día ella a nosotros.

Publicado

en

Desde hace años, el desabasto de agua parece un problema de nunca acabar, pero a últimas fechas esta situación ha empeorado. Según el INEGI, 1.2 millones de persones no disponen de agua entubada en México y la escasez de este preciado líquido en nuestra ciudad, es un problema que sigue escalando. El crecimiento inmobiliario y la estructura de distribución son algunas de las razones que provocan el desabasto del líquido en la capital de nuestro país, en donde 454 pozos surten aproximadamente 65% del agua que se consume todos los días para uso doméstico. Sin embargo, para entender la magnitud de esta crisis, habría que analizar primero cómo se surte el Valle de México de este recurso fundamental. Hablamos de una zona que, en un pasado no muy lejano, fue un lago.

Los mexicanos bebieron más agua natural durante la pandemia

En primer lugar, tenemos el Sistema Cutzamala, que aporta el 25% del suministro que se tiene en nuestra ciudad. Es la infraestructura más grande de abastecimiento del país en cuanto a agua potable, una de las más importantes del mundo y está compuesto principalmente por siete presas, un acueducto doble, un túnel que cruza el cerro de las cruces y otros sistemas complejos que convergen en túneles subterráneos y tuberías hasta nuestros hogares. Gracias a este sistema, cada segundo, se llenan 16 tinacos de mil litros en la CDMX.

Sistema Cutzamala disminuirá su caudal por mantenimiento el 11 y 12 de junio - El Sol de Toluca | Noticias Locales, Policiacas, sobre México, Edomex y el Mundo

Después tenemos el Sistema Lerma, que abastece a poco más del 10% de los hogares capitalinos. Ahora bien, el agua de estos sistemas entra por el poniente de la ciudad y aunque debería distribuirse a lo largo y ancho de la metrópoli, fluye con prioridad hacia el centro. El doctor Pedro Moctezuma, en una entrevista para Noticieros Televisa, explica que las principales delegaciones proveedoras de agua, son al mismo tiempo, las zonas con menor acceso a este recurso para sus habitantes y concluye que la infraestructura de distribución del agua discrimina gravemente al oriente y sur de la ciudad; es ahí donde debemos enfocar la atención de esta problemática; porque si bien que la mayor parte del agua que se consume en la capital se extrae de los pozos de agua de los acuíferos existentes en la misma ciudad, hay zonas en las que la falta de agua se ha vuelto una injusticia añeja.

chilango - 900 mil afectados: CDMX, en contingencia por falta de agua ?

La crisis de este recurso, ha venido creciendo hasta convertir a muchas alcaldías en lugares donde un servicio básico y que debería ser universal, se ha vuelto un lujo y hay zonas que pueden pasar hasta seis meses sin recibir una gota de agua. Esto, sin mencionar las épocas de pandemia. Todo esto convierte a este asunto en un problema de discriminación, puesto que quienes cuentan con menos recursos monetarios, son los más afectados con el problema del abastecimiento de agua y el problema se acentúa justo en las demarcaciones territoriales, colonias y barrios de mayor vulnerabilidad económica. Lugares en donde se paga el agua aunque ésta no llegue y donde se les otorga un “apoyo” mensual de una pipa que cuesta 350 pesos,  y que se tiene que dividir entre todos los vecinos de un edificio. De acuerdo con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, 335 colonias tienen servicio irregular del líquido.

Los hogares de las grandes ciudades son más eficientes en el consumo de agua

La realidad es que cada vez se está consumiendo más agua de la que el sistema natural de las cuencas nos proporciona. El cambio climático, la deforestación, las fugas de agua, la mala distribución y la inconciencia son algunas de las causas fundamentales para este desastre, y con base en ello, les comparto algunas recomendaciones que todas y todos nosotros podemos hacer desde nuestros hogares. No importa si es poco o mucho, es nuestra obligación cuidar el futuro de uno de los recursos más importantes del planeta:

Llevan agua potable en pipas a zonas afectadas por inundaciones en TX – El Observador de Querétaro………

(https://www.greenpeace.org/mexico/blog/10325/cinco-tips-para-cuidar-el-agua/ )

En México y en el mundo, el agua es de todas y todos, la necesitamos, y su preservación depende de nosotros, es nuestra responsabilidad cuidar y moderar su uso. El futuro del planeta azul depende ello.

Cuidado del Agua - Concepto, datos estadísticos y consejos

Sigue leyendo

#Opinión

Xochimilco, tumba viva

Publicado

en

Ciudad de México Sábado 4 de junio de 2022

Uno de los puntos urbanos más representativos de las culturas que ocuparon el Valle de México desde tiempos precolombinos, el día de hoy se presenta como un lugar en el abandono por parte de las autoridades, locales y estatales, un peligro para hombres y mujeres y un espacio que día con día pareciera perderse en lo que alguna vez fue nombrada “La Ciudad de la Esperanza”.

Hay muchos factores a los que pudiera atribuirse esta ola de delitos dentro de la alcaldía Xochimilco: su ubicación, extensión, condiciones topológicas, socioeconómicas, ineficiente transporte, etcétera. Sin embargo, hoy sabemos que esta demarcación ha alcanzado cifras que superan en feminicidio a Ciudad Juárez, Chihuahua, cunas del mismo fenómeno. Como orgulloso xochimilca, no puedo sino sentirme lleno de rabia frustración e impotencia.

Lo que alguna vez fue una de las zonas más seguras de la Ciudad de México, espacio que habitaban cientos de miles de especies -tanto de flora como de fauna-, y que fuera en algún momento la fuente del sustento alimenticio de una magnífica ciudad ancestral, hoy es una fosa, una emboscada, un lugar incierto en el que quedamos expuestos a un sinnúmero de riesgos.

A pesar de tener programas como el de la patrulla púrpura -unidad especializada para atender los casos de violencia familiar-, violación, abuso sexual y acoso a menores, pareciera que en la demarcación de Xochimilco las autoridades quisieran “tapar el sol con un dedo”. Un ejemplo: en las llamadas de auxilio que precedieron a la pandemia se reportaba a la semana una agresión sexual a menores. Durante la emergencia sanitaria aumentó a tres y hasta cuatro por cada semana. Asimismo, del 5 de diciembre de 2018 al 26 de enero de 2020, los delitos derivados de violencia familiar, violación, abuso sexual, sustracción de menores y secuestro tuvieron un número récord de carpetas que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) abrió para su averiguación. De “Xochiwhats” mejor ni hablar, sigo en espera de respuesta a solicitudes desde 2019.

Otro ejemplo terriblemente doloroso y emblemático fue el de la niña Fátima Cecilia, una pequeña de tan sólo 7 años que asistía a un colegio de la colonia Santiago Tulyehualco, en Xochimilco, y que fue secuestrada frente a los ojos de todos. Gracias a la insistencia de su familia en la fiscalía desconcentrada de investigación de Tláhuac y tras muchas horas pérdidas, en otra dependencia de gobierno se emitió finalmente la Alerta Amber.
A partir de ello, todos fuimos testigos de cómo y quién la sustrajo, a plena luz del día, gracias a las cámaras del C5 de la CDMX y a la difusión periodística.

Las atrocidades que vivió Fátima Cecilia y que todos supimos con vergüenza y desconcierto, antes de ser abandonada en un terreno baldío, suman un caso más a los miles de sucesos de violencia en nuestro país. Esta historia emblemática por sus características y condiciones, no termina de contar la historia completa de una demarcación en donde la vida de una mujer, de una niña, de una persona, parecieran no valer nada.

Desde esta trinchera, desde mi género masculino, inmerso en una de las culturas más violentas hacia la mujer que existen en el planeta, encuentro fundamental cuestionarnos y replantearnos nuestro papel de hombres en una sociedad que pareciera no cansarse, pero sobre todo no rendirse frente a una hecatombe social que nos destruye a todos.

Porque si bien es responsabilidad de todas y de todos cambiar estas condiciones, la sospecha y la desconfianza hacia nuestro gobierno crecen cuando las autoridades no responden de manera eficaz, determinante y coherente ante los niveles de violencia de los que todos -en mayor o menor medida- somos víctimas.

Necesitamos instar a las autoridades ante este “alarmante estado de terror”, como bien lo nombró la diputada Wendy González en el marco del Día de la Mujer, el pasado 8 de marzo. Necesitamos replantearnos las medidas en materia de seguridad, educación, oportunidades de trabajo y rehabilitación de la población de Xochimilco. Tenemos que reconquistar sus canales, su paisaje para el esparcimiento y la educación. Xochimilco, ese oasis verde en medio del desierto gris, con su naturaleza, con cuemanco, con la pista de canotaje, donde en días recientes, se han encontrado tres cuerpos: uno de ellos, el de una mujer.

Xochimilco no debe ser y no será una tumba viva.
Xochimilco no es la casa de los delincuentes.
Xochimilco es de todos y de todas.
Xochimilco, desde sus orígenes, hacia un mejor futuro.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto