Síguenos en nuestras redes

#Opinión

La cuarta Revolución Industrial y la educación en las zonas rurales.

Los avances tecnológicos derivados de la Cuarta Revolución Industrial están incidiendo en todos los campos productivos de forma transversal.

Publicado

en

Desde el Foro Económico Mundial 2016, se avasalló la Cuarta Revolución Industrial, un fenómeno inherente a la nueva era tecnológica que cada vez está más presente en nuestras vidas. La característica primordial de este fenómeno es el desarrollo y uso combinado de avances tecnológicos de forma transversal entre diferentes campos como la medicina, biología, física, educación y con ello todos los avances científicos-técnicos que vislumbramos como lo fue con las vacunas anti-COVID o los ahora llamados chatGTP y la inteligencia artificial.

 

Esta re-evolución se ha ido insertando en nuestro diario vivir casi de forma inherente y con ella el impulso de nuevos procesos productivos y laborales y su impacto ha sido inmediato por el uso de estas nuevas tecnologías que han cambiado las formas de hacerlo todo.

 

Pero, para contextualizarlo en nuestro país, hay que entender que para que la industria y sus nuevas formas funcionen, también es necesario el cambio en la forma en la que nos educamos. En este sentido, y después de la pandemia, existe un estimado de que en México las niñas, niños y jóvenes perdieron dos años de escolaridad, pero a pesar de esto el Presupuesto de Egresos de la Federación contempla en términos reales una disminución de 2% en comparación con 2019 para el ramo 11.

 

Si bien urge un proceso de integración mucho más eficiente que cierre las brechas educativas, es evidente que en la realidad cuando hablamos de innovaciones tecnológicas y educación hay que pensar que el piso no es parejo y que las diferencias geográficas, sociales, económicas y culturales son claras, sobre todo cuando no se tiene acceso a estas herramientas en zonas en donde apenas existen los servicios básicos o son por demás ineficientes.

 

Lo cierto es que los esfuerzos por cerrar la brecha de aprendizaje e inequidad educativa no son suficientes y ésta se hará más grande en términos de empleo y productividad a mediano y largo plazo si contamos con que a pesar de que casi 8 de cada 10 mexicanos es usuario de internet, solo 6 de cada 10 (63%) de los hogares en nuestro país cuenta con conexión a internet y prevalece la brecha de desigualdad en el acceso y uso de Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC´s).

 

En este sentido, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en su objetivo 9, hablan de construir infraestructuras resilientes que promuevan la industrialización sostenible y fomente la innovación pero en nuestro país hay al menos 4 limitantes: edad, nivel socioeconómico, brecha urbano-rural y brecha norte-sur. Con respecto al acceso a zonas rurales, los avances que vemos día a día con la cuarta revolución industrial y sus transformaciones van a llegar tarde o temprano, pero su llegada será incipiente en aquellos territorios que no estén preparados, al contar con una conectividad de peor calidad y que incluso ahora vemos, ha llevado a los estudiantes a que tengan mayores dificultades para por un lado concluir sus estudios y por otro, insertarse en el mercado laboral, lo que sigue contribuyendo a una interminable cadena de desigualdades.

 

Por otro lado, lo que han hecho las revoluciones industriales, históricamente, es que han llegado de forma inequitativa, y esto como historia ya contada, ha generado conflictos sociales y productividad. En materia educativa, sino pensamos en todos los actores sociales y la realidad de sus territorios, así como la importancia de contar con instituciones inclusivas que ayuden a integrar estas nuevas realidades, continuaremos perpetuando esta brecha y las políticas públicas seguirán siendo insuficientes para eliminar las barreras que existen entre lo físico, tecnológico y humano. Tenemos que avanzar en este gran reto si queremos que esta Cuarta Revolución alcance y desarrolle las competencias de las nuevas generaciones en todos los ámbitos, en todos los territorios y en todas las condiciones y es urgente mejorar esas condiciones, sobre todo en términos presupuestales.

Elvira Janett Lucio Duana es feminista en deconstrucción, mamá, intraemprendedora, miembra de Aúna, consultora en innovación social y en proyectos de emprendimiento, y editora de La Biblioteca Estelar. Estudió Relaciones Internacionales y tiene una maestría en Administración Pública. Fue miembra de la Asociación Mexicana de Medios de Comunicación, asesora del COMCE Estado de México, asesora de asuntos multilaterales en la Coordinación de Asesores de la SECTUR Federal y colaboró con Jorge Castañeda Gutman.

#Opinión

Señales Estratégicas

La Doctora Sheinbaum presenta su gabinete con señales de paridad y profesionalismo, subrayando la importancia de la ciencia y la tecnología en el desarrollo de México.

Publicado

en

Ya se presentó la primera parte de los ilustres personajes que formarán el gabinete de gobierno de la administración de la Doctora Sheinbaum.

Bien las señales, bien por la paridad, bien por los perfiles, pues podemos afirmar que son profesionales en la administración pública. Sin duda, son personas por demás estudiadas, con experiencia, y también creo que dominan los temas del acontecer mundial, la actualidad y el papel que juega México en la orquesta de las naciones.

La primera señal de ésta presentación del gabinete, fue para dar certidumbre fuera de nuestras fronteras. Fue para cerrar la brecha de la especulación, es una señal para decir que continuaremos con el buen desempeño económico y que tenemos la disposición de crear las condiciones favorables necesarias para empezar un nuevo capítulo en los temas económicos.

A mí en lo particular me gusta mucho la señal científica, y creo que es un golpe en la mesa, es una fina demostración de irse deslindando del actual Presidente. Es una fina manera de decirle a él y a todos los mexicanos: a mi si me importa la ciencia y la tecnología como una de las principales herramientas para el desarrollo del país.

Genial la creación de la nueva Secretaría de Ciencia, Humanidades, Tecnología e Innovación, pero ojo: hay que tomar en cuenta la parte administrativa de una decisión de este tipo, pues hay un presupuesto anual de gobierno en donde hoy no existe la nueva institución. A final de año, tendremos la oportunidad de ver cuánto presupuesto le asignan.

Con este nuevo gabinete muchos tenemos esperanza, esperemos que a los flamantes secretarios no les gane el chantaje de AMLO, que nos les gane la grilla, que tengan claridad de entender que es momento de fortalecer las instituciones y que tengan la capacidad de conciliar los intereses encontrados entre los mexicanos.

Black Out

Importantísima fua la reunión del miércoles con el Consejo Coordinador Empresarial.  Señal estratégica, de conciliación, donde el gobierno reconoce el papel del empresariado, y les avisa que hay puertas abiertas.

Me gusta el tono conciliador en las entrevistas y declaraciones de la Presidenta Electa Claudia Sheinbaum y del Presidente de MORENA Mario Delgado. Roguemos por que dejen atrás la política de odio y de choque de AMLO.

Se vale decirle que NO al capricho de la reforma judicial.

Sigue leyendo

#Opinión

Contar hasta Diez

Tras la victoria, MORENA debe autocrítica y organización. El cambio institucional depende de ellos. Los otros partidos, deben reinventarse y dejar la arrogancia.

Publicado

en

Aunque a MORENA le fue arrasadoramente bien, creo que vale la pena que reflexionen y no se duerman en los laureles de la victoria.

Están en un momento ideal, pues desde su nacimiento toda la planeación y acontecer fue para las batallas electorales en puerta, hoy pueden gozar de la tranquilidad de haber logrado con creces la meta planteada, la meta del poder.

Si me preguntan, yo recomendaría que cuenten hasta diez y entiendan que un movimiento popular no es lo mismo que un partido político. En donde actual presidente es la figura carismática que encabeza el movimiento político que ellos mismo llaman “cuarta trasformación”

A través de los años puedo afirmar que esta figura que encabeza el movimiento fue eficaz y sin duda ya se ganó el mote de líder histórico de algo. La mala noticia es que gobernó unipersonalmente, aprovechando el sistema presidencial mexicano, y también con un criterio poco racional.

Regresando a MORENA, y si me preguntan, es muy importante tener presente la paradoja del sistema presidencial: donde usualmente se pierde la línea/respeto del control del partido y control del gobierno en ambos sentidos.

MORENA tiene que ser sumamente autocritico y ponerse reglas de organización y respetarse a sí mismo. Si dejan que el líder histórico del movimiento meta mano y si dejan que la virtual presidenta meta mano, aparte de la jerarquía que hoy dirige el partido, eso será un caos y acabarán bien peleados, mandando señales equivocadas a sus seguidores.

El detalle está en que el partido debe darse a la tarea de organizarse con toda seriedad, entendiendo su propio ciclo, entendiendo el sistema de partidos, entendiendo su ventaja y no atascarse con el triunfo.

Deben entender que nuestro sistema político está en un momento de franca debilidad institucional y que sus mayorías son parte fundamental del cambio institucional que necesita nuestro país.

Cuenten hasta diez por que el movimiento cumplió su ciclo, hoy son un partido, una institución que puede hacer la tan anhelada diferencia.

Black out

Los otros partidos deben aprender a administrar la derrota, deben urgentemente reinventarse y dejar de tomar decisiones al vapor, sacudirse la maldita arrogancia y la maldita ambición de poder.

Por favor, que la discusión de la reforma judicial no sea atole con el dedo.

Tengo la ilusión de que el nuevo gabinete que conducirá al país sea de perfiles extraordinarios, con experiencia, ciudadanos conciliadores y leales a la presidenta y al país.

Sigue leyendo

#Opinión

La legitimidad de las urnas y las fuerzas externas

El histórico triunfo electoral de Claudia Sheinbaum y otras mujeres desafía los estereotipos de género en la política mexicana. Ahora, el foco está en garantizar una representación diversa y efectiva en el gobierno.

Publicado

en

Hace poco más de una semana que México eligió a su primera presidenta, cuatro nuevas gobernadoras y la tercera legislatura paritaria. Estos triunfos electorales nos han demostrado lo fuera de lugar que está la pregunta que escuchamos tantas veces: “¿México está preparado para que lo gobierne una mujer?”.  A juzgar por la histórica votación del 2 de junio, el género de quien ostenta la presidencia ya no es limitante: el 90% del electorado (casi 50 millones de personas), votaron por una mujer. Al parecer ya rompimos con el techo de cristal para las mujeres más cercanas a la cúpula, ahora nos falta arreglar las escaleras rotas para que más mujeres, de diversas posturas ideológicas y orígenes, accedan al poder.

Por un lado, la brecha de género se ha ido cerrando, por otro, la brecha de representatividad se ha ido cerrando. Claudia Sheinbaum obtuvo 60% de la votación, MORENA tendrá mayoría calificada en la Cámara de Diputados y le faltarán 4 senadores para tenerla en la Cámara Alta. Prácticamente, no tendrá ningún contrapeso para ejercer el poder y esto ha puesto muy nerviosos a los mercados internacionales.

Las declaraciones de Ignacio Mier, seguidas por las de López Obrador y finalmente, la conferencia de prensa de la virtual presidenta electa movilizó a la Bolsa de Valores y depreció el peso en casi 2% este lunes. La solidez económica del sexenio de AMLO se tambalea por la falta de contrapesos que tendrá el gobierno de Claudia.

Aunque las fuerzas externas como el TMEC, las políticas migratorias de Estados Unidos y el nearshoring como la ventaja competitiva principal, siguen siendo una presión fuerte para la presidenta, la sobrerrepresentación en el Congreso federal y los congresos locales le dan la posibilidad de eliminar órganos autónomos, reformar el poder judicial o cambiar la ley del ISSSTE sin tener alguna resistencia, y eso ha generado temores.

Claudia hizo una campaña ambigua, alardeando su cercanía con AMLO ante los votantes de MORENA, pero reafirmando su independencia ante los indecisos, los empresarios y los inversionistas. Estos serán los momentos decisivos para saber cuál Claudia es la que gobernará: ¿la científica, la incondicional al actual presidente, la luchadora social de izquierda? En su primera semana como presidenta electa optó por darle juego a López Obrador, veremos si después de la discusión estas reformas se concretan.

Mientras tanto tendremos que esperar a conocer más del estilo de gobernar de la Dra. Sheinbaum: ¿cómo integrará su gabinete? ¿Será un gabinete paritario? ¿Las mujeres que la acompañen tendrán poder real?

La conferencia de ayer generó más preguntas que certezas, y tendrá que enfrentarlas rápida y eficazmente si quiere que el gobierno de la primera presidenta (la más votada en la historia y con más poder) no quede marcado por un inicio de sexenio como el que ya no estábamos acostumbrados desde hace 30 años: con una crisis económica.

La legitimidad de un voto masivo no exentará a la presidenta de ser medida por una vara muy alta y que escuchemos otra vez un “¿para esto querían el poder?” o “ya vimos que no saben gobernar”. Las decisiones de Sheinbaum ya tienen un peso histórico desde ahora, pavimentando el camino hacia el 1 de octubre

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto