Síguenos en nuestras redes

#Opinión

Violencia en contra de la mujer, la otra pandemia

Durante el último año en México, el feminicidio incrementó un diez por ciento.

Publicado

en

Diana Lara | La CDMX

En México nos encontramos frente a más de una pandemia.

Estamos cara a cara con un fenómeno de violencia que nos roba miles y miles de vidas todos los años, pero no cualquier vida, vidas de mujeres. Una hecatombe de proporciones dantescas; una emergencia de la que el estado ha terminado por volverse cómplice al no tomar medidas proporcionales al nivel de la tragedia que se vive en nuestro país.

Otra de las enormes deudas del actual gobierno porque pareciera que en nuestro contexto social y cultural no solo se ha normalizado la violencia en contra de la mujer, sino que se permite. La indiferencia nos responsabiliza, la omisión nos hace participes; la desinformación, víctimas de un problema que se ha sistematizado y cuyas proporciones son realmente indignantes.

Según el Centro de Integración Ciudadana (CIC), de enero a agosto del año en curso, hubieron 190 458 llamadas por incidentes de violencia en contra de la mujer, lo que se traduce en 793 llamadas diarias; es decir, 33 por hora, solo de las mujeres que decidieron tomar el teléfono para pedir ayuda, de sus vecinos o familiares al percatarse del evento si es que esto sucede.

En promedio, una mujer da 8 señales de alarma antes de perder la vida a manos de su pareja.

Violencia en contra de la mujer, la otra pandemia

Diana Lara, diputada federal por el distrito 6 de la ciudad de México.

Durante el último año en México, el feminicidio incrementó un diez por ciento, esto quiere decir que si antes morían en promedio 10 mujeres al día en nuestro país, hoy son 11.

Hemos normalizado las cifras de tanto repetirlas, pero no podemos dejar de exigir justicia y seguridad para las mujeres en México que están expuestas desde su nacimiento solo por su condición de mujer.

No son números, son seres humanos; madres, hijas, hermanas…

Visibilizar, concientizar e informar de esta vergonzosa situación es fundamental para atajar una problemática a la que debemos hacer frente todas y todos.

Ahora bien, mentiría si dijera que he encontrado una solución frente a un sistema que desensibiliza la figura de la mujer; a educaciones que durante siglos y siglos han mermado las posibilidades de las mujeres de ser libres en su toma de decisiones y plenas en la condición inherente de su género.

El problema no solo es un asunto de ideologías o procesos sociales de re significación de los sexos, sino el de una violencia que ya no se puede ignorar; que no debemos seguir permitiendo y que es obligación del gobierno —en materia de derechos humanos— erradicar. 

Por ello, a la par de la búsqueda de opciones desde la cámara de diputados, en alianza con un equipo especializado en psicología y derecho en materia de genero, así como de la mano de mis asesores, hemos creado una línea de atención integral a mujeres, las 24 horas, los 365 días del año, para todo el territorio mexicano.

Violencia en contra de la mujer, la otra pandemia

Línea de atención integral para mujeres.

Consiste, en primera instancia, en una llamada de contención y emergencia, así como asesoría para cualquier mujer o niña que se encuentre en peligro, que quiera conocer sus opciones o las de un ser querido en condiciones de violencia física, sexual, patrimonial o económica, psicológica o de género en línea.

Hay que empezar por entender que a muchas de nosotras nos cuesta reconocer y nombrar la violencia como tal.

Es importante que las mujeres conozcan sus opciones y sus derechos en términos legales, económicos; también emocionales y de desarrollo personal.

Tenemos un equipo preparado incluso para localizar albergues para mujeres con sus hijos, o en caso de ser pertinente acompañarlas y guiarlas por el proceso legal que implica la denuncia en caso de ser su decisión.

Y dado que sé que llegar a la denuncia —aún en mi postura de legisladora— depende de un proceso absolutamente personal, hemos creado una línea absolutamente anónima y confidencial para que las mujeres que sufren maltrato sepan que esta es una alternativa; para que las que no lo sufren sepan que la hay y para que la cultura del aislamiento y abuso comience a henderse a la luz de saber que no estamos solas.

Diana Lara es actualmente diputada federal por el distrito 6 de la CDMX (LXV Legislatura); es secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, secretaria del Comité de Ética, Comisión de Diversidad e integrante de la Comisión de Cambio Climático. En el ámbito legislativo, cuenta con una trayectoria de 15 años de servicios ininterrumpidos en el parlamento local y federal. Entre sus actividades destacan: asesora y secretaria técnica del comité del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), en la LXII Legislatura.

Sigue leyendo

#Opinión

Carnitas

Las carnitas son un almuerzo de campeones o el platillo estelar de un domingo en familia. 

Publicado

en

Por

El Grumet | La CDMX

Comida mexicana: “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad” ¿Será esta información relevante para un mexicano? No estoy seguro, pero lo que sí sabemos es que nuestra cocina está de puta madre.

En esta primera colaboración en La CDMX, vamos hablar de uno de los platillos preferidos de todos los mexicanos.

Carnitas | La CDMX

Carnitas | El Grumet

Las carnitas son espectaculares y son amadas por todas las clases sociales; son un almuerzo de campeones o el platillo estelar de un domingo en familia. 

Por un momento dejemos de lado lo sabroso, las carnitas son la máxima expresión de cómo se puede aprovechar al máximo un animal para consumo humano, todas y cada una de las partes de los cochinitos representa un tremendo manjar; por ejemplo, cuero, trompa, cachete, oreja, costilla, barriga, chamorro, buche, nana, bofe, corazón, maciza, etcétera.

Cada una de estas partes las tenemos bien identificadas los que gustamos viciosamente de esta exquisitez y sabemos que cada pieza tiene su textura y sabor particular, las combinaciones son infinitas. Para mí los tacos de surtida son la gloria, pero tengo que confesar que en esta época ando enamorado de la barriga combinada con nana o con maciza. 

Para esta reseña me permití visitar El Gran Abanico, taquería respaldada con 25 años de experiencia y con especialidad en carnitas; vaya que están buenazas. Es un lugar amplio, siempre lleno, por lo que hay que hacer fila, pero fluye. El servicio es muy profesional.

Los taquitos son bastante grandes y llevan copia. Chelita en mano, nos arrancamos con uno de surtida, luego de costilla y para cerrar con broche de oro uno de barriga. Salsas muy profesionales de picor medio, y para los que gustamos de enchilarnos hay que pedir los habaneros con cebollita morada.

También está disponible la típica selección de tacos a la parrilla donde la longaniza es un must y el pastor está bastante respetable.  

Así las cosas amigues; sin lugar a duda, podemos afirmar que cada familia, cada godínez, cada doctor, cada albañil, tenemos nuestro lugar favorito de carnitas.

Por aquí les dejo mis imperdibles:

  • Las Mecami (mercado Tizapán en San Ángel)
  • Carnitas Tlacocamecatl (parque Tlacocamecatl en la del Valle)
  • El Tarasco (Av. Patriotismo)
  • El Venadito (Av. Universidad y M.A. de Quevedo)
  • Gorditas Zacazonapan (Av. Revolución)

Agradezco a todo el equipo de La CDMX la oportunidad de colaborar en este importante proyecto.

Sigue leyendo

#Opinión

Presidenciables ¿despreciables?

Fue el mismísimo youtuber de palacio nacional quien puso el tema sobre la mesa…

Publicado

en

Renato Schiaffino | La CDMX

No, no es una locura estar hablando ya de los suspirantes a ocupar el cargo máximo de representación en México, fue el mismísimo youtuber de palacio nacional quien puso el tema sobre la mesa; nadie le había entrado al tema, todos se andaban haciendo pendejos. Sin embargo, un día, al Luisito comunica de la política se le ocurrió decir que “casi todos” eran buena opción para ocupar su lugar en tres años, pero en sus menciones omitió a uno de los hombres más poderosos del Senado, el saca golpes del presidente.

Ricardo Monreal no fue anotado en la lista “oficial” del tabasqueño, a pesar de los desayunos y los “jonrones” que le ha sacado al peje, pues en más de una ocasión ha salido a dar la cara ante declaraciones en las que se mete el ejecutivo, además de lograr la aprobación de diferentes reformas que fueron promesa de campaña; pareciera que la comida de carretera provoca amnesia y el nombre del zacatecano fue evitado en ese destape de julio.

El orgullo de Fresnillo no se quedó con la espina y al estilo de su ídolo José Alfredo Jiménez aventó sus versos a la prensa y advirtió que estará en la boleta. Monri ha declarado en diversas oportunidades que no es empleado del presidente, es su bro; su compa, su compañero de lucha, pero no alguien que dobla la rodilla para sacar un beneficio.

Como aquel compañero de clases que leía las fuentes del maestro y se atrevía a cuestionar lo que decía el profe, ese compañero que hacía la tarea y en un equipo lograba juntar a los desmadrosos del salón y a los mataditos, aquél que para sus compañeros se convierte en un líder natural; igual se sienta con los problemáticos que con los que le besan la mano al profesor, ustedes me entienden. El chiste es que si morena no aprovecha a este perfil, cualquier otro salón se lo va a querer llevar y lo van a extrañar en la olimpiada de oratoria.

La que sí fue mencionada, e incluso ya se anda placeando en el país, es la regenta Claudia Sheinbaum, quien ha demostrado estar dispuesta a poner las dos rodillas en la elegante alfombra de palacio nacional, casi casi hay un dispositivo en la oficina del mandamás que dice “hey siri, dile a Claudia que también odie a la UNAM”. Así es, si nos vamos a la semejanza con los alumnos, Claudia sería esa niña que no te pasa la tarea, que tapa su cuaderno en el examen; la que acusa a sus ex compañeros del cochinero que dejaron en el salón, pero se le olvida que esos ex compañeros también los dejó su sensei. 

Claudia Lora es esa que le contesta feo a sus iguales, la que descuida su lugar por andarle cargando el portafolios al maestro, la que tiene lana para controlar lo que se habla de ella; tan puede pagar, que el director de El Universal se da a la tarea de darle aventón a sus funcionarios. Los pongo en contexto, Paola Félix Díaz era la secretaria de turismo de la apestosa CDMX, fue invitada a la boda de sangre de Santiago Nieto, pero fue el director de El Universal quien le dio aventón, aunque ese raite también le costo la chamba, pues los agarraron con unos dólares que ni Obama los carga en la cartera. Es pues, entonces, que las encuestas que posicionan a la rizada en primer lugar toman sentido. La paga de favores según se iba a acabar, pero no, solo cambiaron las mañas.

El siguiente presidenciable se liga directamente con la antes mencionada, ya que en ultimas fechas Gerardo Fernández Noroña salió puntero en El Universal como el ideal para quedar en lugar de AMLO en 2024. Basta con tener tantito colmillo para darse cuenta de que es otro favor$ito a Clau´s, pues trepando al changoleón a la grilla logra quitar la atención de los otros dos fuertes contendientes; entonces, no nos tomemos muy en serio al sociólogo reconstruido.

El mas fuerte de la contienda es Marcelo, ya una vez se sacrificó por darle paso a AMLO quien fue derrotado en aquel entonces por un joven copetón, chelo tiene el cariño de millones de capitalinos, ha cargado la responsabilidad de abastecer de vacunas al país; hace su chamba a discreción, sabe que es ese producto que se vende solo y no necesita tantos medios vendiéndole aplausos y risas grabadas. El canciller no solo es bien visto por morena, sino también por la oposición, incluso por el extranjero, y en un mundo globalizado –a parte de que la gente pobre no tiene lugar– las relaciones con el resto del mundo son de suma importancia; ningún país es completamente autónomo en estos tiempos.

Ebrard es el suplente natural, pero según los estatutos de morena el candidato, y seguramente presidente, debe salir de encuestas, mismas que seguramente se van a responder en palacio nacional.

Podríamos hablar de aspirantes de la oposición, pero para eso, primero tendría que haber opositores serios; la derecha está tan débil que apenas escuchan a alguien gritar y ser grosero con el presidente, que ya lo quieren hacer presidenciable, aunque no tenga la más mínima idea de política (sin llorar Lilly), en una de esas también quieren hacer candidata a Carmen Aristegui después del reportaje de los chocolates.

Aun falta mucho, pero el preciso parece tener prisa de dejar a su heredero, es como ese papá que se muere de ganas por enseñarle a su hijo lo que le van a traer los reyes.

Los perfiles están descritos; ustedes, ¿tienen un favorito?

Sigue leyendo

#Opinión

¿Igualdad o justicia para los seres humanos?

¿Igualdad o justicia para los seres humanos? Es la pregunta crucial que plantea la humanista y psicoterapeuta Norma Guzmán.

Publicado

en

Norma Guzmán | La CDMX

En estos días, hablando por teléfono con una sobrina que estudia en Canadá dialogábamos acerca de los migrantes; de como hoy estamos viviendo una situación de inseguridad, violencia, carencia de alimentos y de agua en el mundo, haciendo que las personas se muevan de manera masiva en busca de seguridad y de que se les reconozca como seres humanos con necesidades como cualquier otro, pidiendo que se les dé ayuda.

Esto me llevó a reflexionar sobre mi propia circunstancia y cómo vivimos los humanos en un mundo de injusticia y desigualdad, por lo que me pregunté qué es más importante ¿la igualdad o la justicia?

Desde una opinión personal, nadie somos iguales; todos tenemos necesidades diferentes desde nuestras dimensiones biológicas, psicológicas, sociales y espirituales, cada uno de nosotros tenemos pensamientos, actitudes, habilidades, conductas únicas —a partir de cómo hemos construido nuestra realidad— y de cómo percibimos nuestro mundo, pero las emociones de dolor, miedo, enojo, tristeza, alegría, son compartidas por igual en los seres de este planeta.

Entonces, cuando se sufre una injusticia se desequilibra a las personas afectando la forma de sentirse, de pensar; en muchas ocasiones, despersonalizándola y preguntándose ¿quién soy?, dudando de su propia identidad, por lo que se busca un cambio, un movimiento que permita una nueva forma de vida.

Igualdad o justicia para los seres humanos

A partir de aquí me hago la pregunta, ¿la injusticia es porque se cree que lo que les da valor a las personas son las cosas materiales? Hoy —en este tiempo— se ha cosificado a las personas dándoles un valor por lo que tienen y no por lo que son. ¿Quiero ser igual al presidente de algún país, a la reina de Inglaterra? ¿Igual al dueño de Coca Cola? ¿Con recursos económicos insospechados? Quizás por la creencia y los mensajes que hoy recibimos acerca del valor de tener en lugar del ser pero, una vida digna y justa para cualquier ser humano vale más que un reinado, un poder o una riqueza.

Entonces, ¿vale la pena ser docente? Sí. ¿Vale la pena ser comerciante? Sí. ¿Vale la pena ser una persona que trabaja en las labores domésticas? Sí. Por supuesto que cada una de nuestras profesiones es digna de ser reconocida y de darle un valor.

Lo que se pide es justicia, no igualdad; justicia en el trato a las personas, en una paga digna, en la comprensión de las personas que migran por las carencias que sufren en sus países. La dignidad es el valor que los seres humanos nos tenemos que dar y dar al otro por el simple hecho de ser quienes somos.

 

¿Cómo dar al otro la dignidad que merece?

Desde la perspectiva de Gabriel Marcel es en el encuentro con el otro, en la comunicación, introducirnos en la existencia del otro, en una participación en común en donde se deja de ver al ser humano como cosa. La dignidad personal se tiene que lograr mediante actos verdaderamente interpersonales.

A lo que nos invita Marcel es a abandonar la actitud de mero espectador del mundo y responder a la llamada del ser como presencia de lo sagrado en la persona; entrar en contacto con los otros.

Recuerdo que hace unos años llevaba a mi hijo a la escuela y pasaba diariamente por la avenida Congreso de la Unión, en el camellón frecuentemente veía a los indigentes que ahí vivían, su ropa por todos lados, un sillón viejo —si bien les iba—, cuando en el semáforo me tocaba la luz roja se acercaban al auto queriendo limpiar el vidrio, a lo que  en muchas ocasiones dije que no siendo solo una mera espectadora del mundo, pero un día preparándole un sándwich a mi hijo pensé en ellos y preparé alguno para dárselos; como ya era costumbre, me detuve con la luz roja en el semáforo, se acerca un joven al auto, bajo la ventanilla y le doy el sándwich, nos vemos a los ojos y me da las gracias.

Igualdad o justicia para los seres humanos

Esa mirada y esa voz cambió mi percepción acerca de ellos, empecé a verlas como lo que son, son personas. Durante ese momento no pensé ni en su condición de pobreza, ni en que era un indigente; solo vi a la persona que me regaló el aprendizaje de ser empática con ellos, de verlos no solo como bultos o cosas que solo ensucian o son delincuentes sino personas, que sienten, que piensan, que sufren. Al tener contacto con este joven y ver sus ojos, logré conectarme con su ser y comprender su condición.

Desde ese día, cuando veo personas indigentes me pregunto, ¿cuál es su vida o cuál ha sido su experiencia de vida que llegó a estar en esta situación?

Habrá que decir también si lo que hace falta es concientizar a las personas de que es necesario ayudar a los menos afortunados desde una decisión propia de ética y moral en la que —mediante el valor del cuidado y del amor por el otro— se pueda voltear a ver a los más necesitados y tomar la iniciativa de poner un granito de arena para favorecer a las personas que, por mucho que trabajen o por mucho que lo intenten, no logran tener una vida de bienestar.

Esto quiere decir que si nosotros —en un encuentro con el otro— tenemos actitudes de empatía, aceptación incondicional, le permitimos a la persona sentirse segura, confiada y ser vista; sobre todo, existente, existes para mí, existes para el mundo, existes y te miro, y por lo tanto yo también existo.

Para ti, ¿qué es más importante? ¿La justicia de darle a la persona la dignidad que merece en cualquier contexto o la igualdad? Mi respuesta es la justicia, por el valor y por la dignidad que se le dan a cada ser humano y ser viviente de este planeta por el solo hecho de existir.

Igualdad o justicia para los seres humanos

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto