Síguenos en nuestras redes

#Opinión

¡Padrino, padrino, padrino…!

Ante las acusaciones contra Emilio Lozoya, en el PRI todos permanecen callados; olvidan que el silencio también es una forma de comunicar.

Publicado

en

El filósofo francés, Michel Foucault, dedicó parte de su obra al análisis del poder y cómo éste se ejerce; decía que el poder designa relaciones entre sujetos que conforman una asociación o grupo y para ejercerlo se emplean técnicas de amaestramiento, procedimientos de dominación y sistemas para obtener la obediencia. Por ejemplo, en un partido político, la estructura del edificio, los roles de cada una de las personas que convergen ahí, pasando por las actividades realizadas forman parte del mismo objetivo.

Y pareciera que esta descripción de Foucault refiere quizá lo que hace unos años ocurría en México con el partido en el poder, el Partido Revolucionario Institucional. Me acuerdo, no me acuerdo, qué año era aquel… la reforma energética se presumía como un gran logro del gobierno y ya se había publicado también la legislación secundaria. Parecía que el revolucionario institucional se fortalecía y con él la decisión de su presidente César Camacho Quiroz para formar cuadros jóvenes en el partido.

Para 2014 el Instituto de Capacitación y Desarrollo Político. A.C. (I.C.A.D.E.P.) del PRI ya había lanzado la convocatoria para la segunda generación de lo que llamaron la Escuela Nacional de Cuadros; según palabras de su presidente, Guillermo Deloya Cobián, se trataba de “el semillero de políticos y uno de los corazones más palpitantes que tiene el priismo en la actualidad y que habrá de operar las reformas promovidas por Enrique Peña Nieto”.

Emilio Lozoya | La CDMX

Emilio Lozoya | La CDMX

Así es como llegamos a una escena que ojalá el PRI recuerde. Era el 21 de febrero de 2015, última sesión presencial de esta generación; el Auditorio Plutarco Elías Calles del Comité Ejecutivo Nacional del PRI se cubría con grandes pendones donde podía leerse la frase “Segunda Generación Escuela Nacional de Cuadros”, “Juntos estamos transformando a México”, acompañado de #FormandoCuadros y el logo del partido. Todos los alumnos abarrotaban el lugar, uniformados con un saco azul marino que portaba el logo de la Escuela de Cuadros.

Todo estaba listo para la ceremonia protocolaria y el presentador anunciaba la entrada de los integrantes del podio: “recibimos al invitado especial en esta sesión presencial, el Mtro. Emilio Lozoya Austin, director general de PEMEX”. Los aplausos inundaron el lugar. Lo acompañaban en el podio el presidente del partido, César Camacho Quiroz, la secretaria general, Ivonne Ortega y Guillermo Deloya, presidente del I.C.A.D.EP.

Las fotografías no se hacían esperar, transmisiones en vivo, selfies y una gran cobertura en redes sociales mencionando que en el evento estaba el director de PEMEX…

Durante su intervención, Camacho Quiroz expresaba:

“Qué mejor manera de cerrar este ciclo de la Escuela de Cuadros que teniendo a uno de los pilares de la política económica y la política energética del gobierno… por eso el PRI se siente muy satisfecho, muy orgulloso y muy esperanzado por tener aquí a Emilio Lozoya, tiene principios y valores heredados de una familia…. Emilio además es un hombre cotidiano como ustedes y como yo, sí con lauros académicos en abundancia, pero es por sobre todo un hombre sensible, una persona llana y un ser humano que ha acreditado que no sólo es un hombre de la academia, un hombre el servicio público, es por encima de todo es un hombre de bien.”

Así se le presentaba ante una generación de jóvenes priistas que probablemente soñaban con un día estar en los más altos escalafones del poder y que en esa última sesión presencial tendrían la oportunidad de escuchar a Lozoya.

Al grito de “padrino, padrino, padrino” Emilio llegó al podio para obsequiar unas palabras a estos jóvenes a quienes dijo, deberían sentirse orgullosos de pertenecer al PRI: “mi abuelo fue priista, mi padre fue priista, yo soy un orgullosísimo priista y aquí tengo un hijo de 8 años que no sólo nació priista y que traje para que estuviera con ustedes…, concluyó el padrino de la generación.

A seis años de esta escena épica donde Emilio Lozoya era el orgullo del ejercicio del poder en el Revolucionario Institucional, hoy el contraste es devastador, o debería serlo para quienes lo presentaron aquella mañana frente a sus nuevos cuadros. Después de que se diera a conocer que el ex funcionario de la petrolera está implicado en la red de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht y el miércoles pasado un juez federal le dictara prisión preventiva justificada a petición de los fiscales, solo ha reinado el silencio en el PRI.

Emilio Lozoya | La CDMX

Segunda generación de cuadros del PRI.

¿Será que los jóvenes priistas de aquella segunda generación de la Escuela Nacional de Cuadros aún ven en él un ejemplo a seguir? ¿Acaso los expresidentes del partido y del extinto I.C.A.D.E.P. han cambiado su opinión respecto del exfuncionario? Seguramente el discurso ahora es otro pues tal como lo refiere Foucault, en los discursos actúa el poder, una forma de dominio del hombre sobre el hombre, pues verdad, saber y poder están relacionados. 

Alguna vez existió un hombre con tanto poder que todos enaltecían, de quien su partido político se sentía más que orgulloso, pero cuando ese poder se desintegró, por la sustitución de otro en el que ahora hay nuevos protagonistas, entonces el discurso también cambió, y con él las formas de pensar y actuar. En el PRI todos permanecen muy callados, pero se les olvida que el silencio también es una forma de comunicación.

Cinthia Archundia es comunicóloga política por la UNAM, analista política y especialista en marketing político. Su experiencia profesional se ha desarrollado en los sectores tanto público como privado realizando estrategias de comunicación; actualmente se desempeña como enlace de comunicación de CONAFE, Estado de México.

Sigue leyendo

#Opinión

La legitimidad de las urnas y las fuerzas externas

El histórico triunfo electoral de Claudia Sheinbaum y otras mujeres desafía los estereotipos de género en la política mexicana. Ahora, el foco está en garantizar una representación diversa y efectiva en el gobierno.

Publicado

en

Hace poco más de una semana que México eligió a su primera presidenta, cuatro nuevas gobernadoras y la tercera legislatura paritaria. Estos triunfos electorales nos han demostrado lo fuera de lugar que está la pregunta que escuchamos tantas veces: “¿México está preparado para que lo gobierne una mujer?”.  A juzgar por la histórica votación del 2 de junio, el género de quien ostenta la presidencia ya no es limitante: el 90% del electorado (casi 50 millones de personas), votaron por una mujer. Al parecer ya rompimos con el techo de cristal para las mujeres más cercanas a la cúpula, ahora nos falta arreglar las escaleras rotas para que más mujeres, de diversas posturas ideológicas y orígenes, accedan al poder.

Por un lado, la brecha de género se ha ido cerrando, por otro, la brecha de representatividad se ha ido cerrando. Claudia Sheinbaum obtuvo 60% de la votación, MORENA tendrá mayoría calificada en la Cámara de Diputados y le faltarán 4 senadores para tenerla en la Cámara Alta. Prácticamente, no tendrá ningún contrapeso para ejercer el poder y esto ha puesto muy nerviosos a los mercados internacionales.

Las declaraciones de Ignacio Mier, seguidas por las de López Obrador y finalmente, la conferencia de prensa de la virtual presidenta electa movilizó a la Bolsa de Valores y depreció el peso en casi 2% este lunes. La solidez económica del sexenio de AMLO se tambalea por la falta de contrapesos que tendrá el gobierno de Claudia.

Aunque las fuerzas externas como el TMEC, las políticas migratorias de Estados Unidos y el nearshoring como la ventaja competitiva principal, siguen siendo una presión fuerte para la presidenta, la sobrerrepresentación en el Congreso federal y los congresos locales le dan la posibilidad de eliminar órganos autónomos, reformar el poder judicial o cambiar la ley del ISSSTE sin tener alguna resistencia, y eso ha generado temores.

Claudia hizo una campaña ambigua, alardeando su cercanía con AMLO ante los votantes de MORENA, pero reafirmando su independencia ante los indecisos, los empresarios y los inversionistas. Estos serán los momentos decisivos para saber cuál Claudia es la que gobernará: ¿la científica, la incondicional al actual presidente, la luchadora social de izquierda? En su primera semana como presidenta electa optó por darle juego a López Obrador, veremos si después de la discusión estas reformas se concretan.

Mientras tanto tendremos que esperar a conocer más del estilo de gobernar de la Dra. Sheinbaum: ¿cómo integrará su gabinete? ¿Será un gabinete paritario? ¿Las mujeres que la acompañen tendrán poder real?

La conferencia de ayer generó más preguntas que certezas, y tendrá que enfrentarlas rápida y eficazmente si quiere que el gobierno de la primera presidenta (la más votada en la historia y con más poder) no quede marcado por un inicio de sexenio como el que ya no estábamos acostumbrados desde hace 30 años: con una crisis económica.

La legitimidad de un voto masivo no exentará a la presidenta de ser medida por una vara muy alta y que escuchemos otra vez un “¿para esto querían el poder?” o “ya vimos que no saben gobernar”. Las decisiones de Sheinbaum ya tienen un peso histórico desde ahora, pavimentando el camino hacia el 1 de octubre

Sigue leyendo

#Opinión

La punta de la pirámide

A una semana de nuestro domingo electoral, ya sabemos quién ganó.

Publicado

en

A una semana de nuestro domingo electoral, ya sabemos quién ganó.

A una semana, vale la pena recalcar el alto porcentaje de participación ciudadana, siendo este alrededor del 60%.

Salir a las calles a votar fue una constante en la agenda de los ciudadanos, y creería que la gran mayoría fuimos de buen humor a ejercer nuestro derecho ciudadano, supongo que con la esperanza de que le fuera bien a nuestro candidato preferido y obviamente a México.

A una semana, pudimos leer y escuchar a varios analistas muy enojados y muy desilusionados de que no ganó la candidata Xochitl Galvez. Varias docenas de argumentos ya se han escrito, hoy puedo afirmar que la gran molestia radica en la manipulación de la elección por parte del Estado.

Me sorprende que varios colegas estén tan sorprendidos, pues el presidente hizo la tarea desde el día uno, el presidente lo hizo con un descaro maquiavélico; lo hizo apelando al clientelismo, pero también al enojo, la división y al miedo de la ciudadanía. Pero no pequemos de inocentes, así es nuestro sistema presidencial, y así fue usado el poder.

También fue más que evidente que el pueblo sigue harto de las viejas opciones partidistas y que la mayoría está de acuerdo con el rumbo actual.

La elección la ganó la doctora Claudia Sheinbaum y creo que se vale otorgar el beneficio de la duda; aparte de que la verticalidad del sistema presidencial nos da una esperanza. En primer lugar quiero pensar que la doctora es una política profesional y es alguien que domina el método científico y piensa más racionalmente que con la tripa.

Hay que dejar atrás el discurso extremista blanco y negro de su antecesor, es importantísimo meterle calma al sinsentido y reconciliar y escucharnos a todos.  

La doctora debe asumirse y desmarcarse del mal ejemplo, hay que empezar a poner orden al fuego amigo de su partido-movimiento, también es importantísimo sacar a los improvisados y corruptos de la administración de las instituciones de gobierno. 

La presidenta no tiene por que ser títere de nadie, le toca estar en la punta de pirámide del sistema presidencial, así que esperemos su experiencia, buen juicio y amor por México la hagan tomar las mejores decisiones y encabezar el cambio institucional que necesita este país.

Black out

El PRD es el partido político que inició la transición democrática en este país, fue el movimiento que alzó la voz y le hizo frente al dinosaurio, y a pesar de eso y de que es el padre putativo de cientos de políticos que hoy figuran, está muriendo.

Le fue bien a Movimiento Ciudadano, lástima que la mayoría de los candidatos son de utilería. 

Sigue leyendo

#Opinión

Perdieron las encuestas

Los encuestadores patito, aparte de que no saben de estadística, no saben que se están dando un tiro en la pierna.

Publicado

en

Para bien o para mal tuve la oportunidad de estudiar Ciencia Política en el ITAM de los noventa. En aquellos ayeres, el mundo de las encuestas electorales en México estaba iniciando y robusteciéndose a pasos agigantados; afortunadamente los itamitas tuvimos a los mejores académicos en la materia, profesores recién desempacados de maestrías y doctorados en las mejores universidades del mundo.

Sin duda, se agradece el rigor, la exigencia y también el amor inculcado a la estadística. Gran parte de esas generaciones de politólogos se engancharon en ese mundo de numeritos, la gran mayoría apadrinados por nuestros mentores, y después volaron solos; continuaron enalteciendo la estadística electoral. Hoy son de los buenos y famosos.

Perdieron las encuestas - Guillermo Figueroa | La CDMX

Pasa el tiempo y llegó el boom de las encuestas; cada tres años y cada elección, aparecían nuevas casas encuestadoras, cada vez con menor rigor metodológico y cada vez más preocupadas por hacer trajes a la medida para el mejor postor.

Hoy, junio de 2024, el universo de casas encuestadoras es basto, hay encuestadoras patito, hay encuestadoras corruptas y cada vez hay menos entusiasmo de las casas fundadoras de poner orden en la mesa. 

Este domingo de elecciones en junio de 2024, no importa cuál de las candidatas gane la rifa del tigre, los perdedores seremos los ciudadanos, pues estamos perdiendo la confianza en una de las herramientas más eficientes para diseñar estrategias y políticas públicas para beneficio de la sociedad.

Lo que pasó es que los ciudadanos estamos hasta la madre de ver como cada político usa los resultados estadísticos para su beneficio. Los ciudadanos ya estamos hartos de contestar encuestas, estamos hartos de que nuestra opinión sea tergiversada por los partidos políticos. 

Después del 2 de junio, quedará en evidencia: tanta discrepancia y tantas conclusiones adelantadas fueron una fachada para cumplir el capricho discursivo de cada candidato ganador y perdedor. 

El gremio de los encuestadores está perdiendo muy feo, y los encuestadores patito, aparte de que no saben de estadística, no saben que se están dando un tiro en la pierna.

Voy a sonar como viejito grinch, pero en esos ayeres con las 10 casas encuestadoras fundadoras, la crítica y la competencia eran constructivas.

¡Caray, que manera tan barata de destruir las conclusiones y la reputación de un gremio científico en tan solo 20 años!

Sin duda, es urgente que se replantee el modelo y que los encuestadores serios y profesionales vuelvan hacer teamback. El juego se llama: aislar y quemar a los encuestadores patitos.

Hay que rescatar la herramienta de las encuestas de los intereses personales de todos los pinches candidatos.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto