Reino Unido prohibirá los autos a gasolina en 2030

Ciudad de México, 18 de octubre de 2020. Reino Unido prohibirá la venta de automóviles nuevos que utilicen gasolina y diésel para 2030, una década antes de su compromiso anterior, anunció este martes el primer ministro de la nación, Boris Johnson

El mandatario británico hizo la promesa como parte de los planes para una “revolución industrial verde”, que afirma podría crear hasta 250 mil empleos en los sectores de energía, transporte y tecnología.

El Gobierno dijo que las ventas de automóviles y camionetas nuevas que usen gasolina y diésel terminarán en 2030, aunque se podrán vender vehículos híbridos hasta 2035.

Las automotrices han expresado inquietudes sobre el objetivo, señalando que el anterior de 2040 ya era ambicioso.

Los planes ecológicos del Gobierno también incluyen inversiones en energía derivada del hidrógeno y en tecnología para capturar dióxido de carbono, así como la ambición de generar suficiente energía eólica para alimentar cada vivienda en el Reino Unido para 2030. Los planes también incluyen una nueva generación de plantas nucleoeléctricas.

El impulso ambiental forma parte de los planes de Johnson para superar los estragos provocados por la pandemia de coronavirus y la divisiva salida de Reino Unido de la Unión Europea, y crear nuevos empleos en las aquejadas regiones industriales del centro y norte de Inglaterra.

“Aunque este año ha tomado un camino muy distinto al que teníamos previsto, no he perdido de vista nuestros ambiciosos planes para subir de nivel en todo el país”, señaló Johnson en un comunicado.

Nuestra revolución industrial verde estará alimentada por los aerogeneradores de Escocia y el noreste, impulsada por los vehículos eléctricos fabricados en las Tierras Medias y avanzará de la mano de las tecnologías más recientes desarrolladas en Gales, para que podamos aspirar a un futuro más próspero y ecológico”.

Johnson también ha incluido su compromiso de luchar contra el cambio climático en su discurso a Joe Biden, tratando de convencer al presidente electo de Estados Unidos de que no es una copia al carbón de Donald Trump, quien ha minimizado la amenaza del calentamiento global.

Está previsto que Reino Unido albergue la conferencia sobre el cambio climático COP26 el próximo año, luego de una demora de 12 meses a causa de la pandemia de coronavirus. La nación también ha prometido que reducirá a cero sus emisiones netas de dióxido de carbono para 2050.

Rebecca Newsom, de Greenpeace en Reino Unido, dijo que el anuncio era un gran paso, aunque lamentaba la inclusión de “soluciones especulativas como la nuclear y el hidrógeno de los combustibles fósiles, que no nos llevarán a cero emisiones en un futuro próximo, si es que alguna vez sucede”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *