La talavera ya tiene certificado de Patrimonio Cultural de la Humanidad

Ciudad de México, 18 de diciembre de 2020. La talavera de México, en específico de los estados de Tlaxcala y Puebla, recibió el Certificado de Inscripción de los Procesos Artesanales para la Elaboración de la Talavera como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, reconocimiento otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El gobernador del estado de TlaxcalaMarco Mena, recibió dicho Certificado por parte de Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura Federal, este martes.

Por su parte, el gobernador de PueblaMiguel Barbosa, recibió el certificado de dicha inscripción por parte del director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, también este 15 de diciembre.

Cabe resaltar que hace un año, tras una década de gestiones, los Gobiernos de México y de España -que también recibió el certificado-, lograron inscribir en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, a los “Procesos artesanales para la elaboración de la talavera”, desarrollados en las localidades de talavera de la Reina y el Puente del Arzobispado, en el país ibérico; así como en los estados mexicanos de Puebla y Tlaxcala.

¿Por qué se otorgó el Certificado a la Talavera de Tlaxcala y Puebla?

A través de un comunicado, la Secretaría de Cultura informó que la distinción se otorga al considerar que se trata de conocimientos transmitidos de generación en generación, que han tenido constancia en una comunidad específica, que los identifica como parte de su patrimonio e identidad.

“Los procesos artesanales para la elaboración de talavera constituyen una práctica cultural con la que se identifican dos comunidades en México: Puebla y Tlaxcala, y dos en España: Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo, en Castilla-La Mancha, resultado de un conocimiento que data del siglo XVI y se ha mantenido vigente hasta nuestros días”

Resaltó la Secretaría de Cultura

A pesar de los años en el tiempo y el desarrollo diferenciado que la producción de esta cerámica ha tenido, en uno y otro país, incluso con el empleo actual de la electricidad en tornos, el proceso artesanal de producción, técnicas de elaboración, esmaltado y decorado, sigue siendo el mismo que en el siglo XVI.

  • Esta es la décima manifestación inscrita por México en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de la Unesco, señaló la dependencia federal.

La talavera, un patrimonio vivo

La talavera es resultado de la convergencia de diversos saberes que están vivos, porque se han ido adaptando a las necesidades contemporáneas; ahí radica su importancia, en la manera de cómo esos conocimientos encuentran nuevas maneras de utilización y adaptación a los nuevos tiempos.

En México se vincula con los artesanos y talleres productores de talavera, cuya tradición cerámica data de la época prehispánica, cuando hubo un importante desarrollo previo de amplia variedad de técnicas para la producción, decorado y terminado, las cuales se complementaron a partir del siglo XVI con tecnologías y materiales que introdujeron los españoles; durante el virreinato se hacía la loza blanca, al estilo español, que hasta finales del siglo XIX adoptaría popularmente el nombre de “talavera”, por provenir de la población de Talavera de la Reina.

Los “Procesos artesanales para la elaboración de Talavera de Puebla y Tlaxcala, México, y la cerámica de Talavera de la Reina y el Puente del Arzobispo, España” representa la primera inscripción de una técnica artesanal para México, destacó la Secretaría de Cultura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *