Síguenos en nuestras redes

#Opinión

La otra presidencia errática; la del Congreso

Ahora tenemos dos presidentes erráticos, uno en palacio nacional y otro en la Cámara de Diputados.

Publicado

en

Aldo Jurado | La CDMX

En estos momentos la Cámara de Diputados se encuentra discutiendo uno de los temas más importantes para la vida pública nacional: el paquete económico. Éste, define —en su mayoría— las finanzas públicas de la federación, estados y municipios; pero no solo eso, sino también la forma en que el estado habrá de hacerse de recursos para cumplir con sus obligaciones, esto incluye —por supuesto— el cobro de impuestos y derechos. Sin duda, todos ellos temas importantes que esperamos nuestros representantes debatan profundamente. Por ello me es relevante que hablemos de la mala conducción que hace el presidente de la Cámara de los Diputados.

La madrugada del 20 de octubre, en el marco de la discusión del paquete económico, legisladores de todos los partidos, principalmente del PAN y MORENA se enfrascaron hasta los golpes en el espacio designado para dirigirse a la nación: la tribuna. En el máximo espacio de representación popular un grupo de legisladores intercambiaron golpes e insultos a los pies de una presidencia de la mesa directiva errática y despistada que ante las agresiones solo supo agitar la campana y declarar un receso. Pero, ¿cuál fue el motivo de semejante encono legislativo? Pues amigas y amigos, todo tiene un contexto y un responsable principal.

La otra presidencia errática; la del Congreso

La pandemia, como ajonjolí de todos los moles, se ha colado también en la vida legislativa y ha repercutido en la forma en que se debaten los asuntos al interior del Congreso, pues con el objetivo de evitar contagios dentro del parlamento, se redujo el aforo de legisladoras y legisladores y se crearon sesiones semipresenciales para que, de esta manera, se resguardaran los derechos de las y los legisladores de participar en el debate, pero al mismo tiempo se cuidaran las medidas de protección ante la COVID-19. Todo esto se realizaba fundamentado en un Reglamento de reciente creación al que los legisladores se refieren como reglamentillo, pero que en realidad se denomina REGLAMENTO que la Cámara de Diputados aplicará durante las situaciones de emergencia y la contingencia sanitaria en las sesiones ordinarias y extraordinarias durante la LXV Legislatura. 

En el reglamento se establece que 24 horas antes de las sesiones, los grupos parlamentarios deben informar qué legisladores están acreditados para asistir a las sesiones presenciales y cuales lo harán de forma remota. Sin embargo, no se establece como proceder tratándose de votaciones económicas, esas que se realizan a mano alzada, ya que no dispone de un mecanismo justo para que solo voten las y los legisladores acreditados; o en su defecto, puedan votar también las y los que se encuentra vía remota, por lo que para cubrir esa laguna legal, los legisladores adoptaron la práctica parlamentaria de acordar previo a la sesión, cuántos legisladores asistirían presencialmente cuidando que estuvieran representados de forma proporcional y evitando de esta manera una sobrepresentación o subrepresentación en los debates.

Bien pues, en esta importante sesión del 20 de octubre no se realizó dicho acuerdo y los grupos parlamentarios al interior del Congreso quedaron representados de forma irregular, lo que ocasionó votaciones económicas dudosas, pues no se tenía certeza del número de legisladores de cada partido participando presencialmente. Ahora te preguntarás, ¿esto tenía solución? Sí, dos bien sencillas, una, declarar un receso y solicitar a los coordinadores de los Grupos Parlamentarios que señalen a las y los legisladores acreditados que participarán en la sesión, a efectos de reducir el aforo y volverlo proporcionalmente representativo o dos, llevar a votación nominal (la que aparece en el tablero electrónico) las votaciones sobre la que los legisladores tienen dudas, haciendo válidos solo los votos de los legisladores acreditado. La realidad es que eran trámites sencillos para relajar el ambiente acalorado de la discusión y centrar el debate en el tema realmente importante: el paquete económico.

Sin embargo, la presidencia errática de la mesa directiva de la Cámara de Diputados optó por continuar la sesión de forma irregular y no concederles a los legisladores la oportunidad de transparentar y certificar las votaciones, con lo que se calentaron los ánimos y los partidarios de una u otra postura empezaron a intercambiar sendos insultos en el debate. Al final, resultó en el episodio que mediáticamente vimos, legisladores peleando e intercambiando golpes y empujones.

La responsabilidad mayor de esto recae en la presidencia de la mesa directiva, pues ellos son los encargados de conducir las sesiones, en ellos recae la importante responsabilidad de lograr debates productivos y eficaces, ellos son la válvula de presión en el debate político, una buena o mala presidencia de la mesa directiva, define, en gran medida, la calidad de las leyes y la eficiencia legislativa. La persona que ostenta el encargo de presidente de la mesa directiva, tiene la responsabilidad de mantenerse objetivo e imparcial en el desempeño de su labor, pues si bien representa a su Grupo Parlamentario, en dicho papel representa la unidad del Congreso y debe velar por todos sus miembros. 

Cuando un presidente de la Cámara de Diputados actúa de forma parcial y partidista, no genera acuerdos, no escucha, no concede y no corrige, lo que invariablemente ocasionará que los debates sean más ásperos, largos y poco democráticos. El presidente es la válvula de presión en los debates, él puede controlar los ánimos de la máxima tribuna, si él no lo hace, ¿quién.

Lo que esa noche vimos no fue a un político, vimos a un subordinado de la Presidencia de la República, eficaz en tramitar leyes, pero ineficaz en hacerlas por la vía democrática. Sin duda, leyes que no durarán una administración sin que sean reformadas o abrigadas, porque carecieron de consenso democráticos y visiones plurales. 

Aldo Jurado es licenciado en derecho, especialista en derecho constitucional por la Facultad de Derecho de la UNAM y maestrante en derecho constitucional por la Escuela Libre de Derecho. Su experiencia profesional se desenvuelve en el servicio público y en el ámbito parlamentario; actualmente se desempeña como asesor legislativo.

#Opinión

Una vida aventajada solo por compartirla. 10 de Mayo en México

Vale la pena revisar cómo es que las mujeres en México viven la experiencia de convertirse en madres.

Publicado

en

Diana Lara | La CDMX

La maternidad es una experiencia profundamente valorada en nuestra sociedad. Sin embargo, a cien años del aniversario de la declaración del 10 de mayo como fecha para celebrar a las madres, vale la pena revisar cómo es que las mujeres en México viven la experiencia de convertirse en madres. Si bien es una fecha especial para rendir homenaje por medio del afecto y respeto a todas las madres mexicanas, incluyendo a la propia, es obligación de todas y todos nosotros fomentar ciertos logros sociales, como que la vivencia de la gestación y la crianza de los hijos sea equitativa, justa y con todos los derechos que corresponden.

El 17% de las madres mexicanas tienen menos de 19 años

En México, una mujer se encuentra en situación de vulnerabilidad solo por su condición de mujer; lamentablemente, este panorama se obscurece desde el momento en el que una mujer se convierte en gestante.

Según el INEGI, casi 30% de las mujeres que son madres ejercen la maternidad sin pareja, ya sea por ser madres solteras, estar separadas, divorciadas o viudas. Esto, además de estigmatizarlas, las coloca en un estado de mayor vulnerabilidad. Y si bien las leyes las protegen, el desconocimiento de las mismas, la corrupción y la impunidad, son factores que garantizan una vida materna sin plenitud.

Cuál es la situación de las madres en México? - Infobaja de BC

 

Un poco más de 40% de las madres de 15 años y más no cuenta con educación básica terminada. Además, según un estudio reciente el ser madre equivale a tener 2.5 trabajos, y en países subdesarrollados incluso a tres. Todo esto se traduce en enormes sacrificios; pero no solo eso, pues las exigencias sociales para una mujer en la actualidad son enormes. Porque si bien estamos biológicamente preparadas para dar vida, ninguna mujer está preparada para la valiente decisión de ser madre, aunque paradójicamente 90% de las mujeres mayores de 30 años tienen al menos un hijo.

Las madres en nuestro país se incorporan al mercado laboral en condiciones mucho más adversas que el resto de las personas, empezando porque 80% de ellas carece de acceso a servicios de guardería. Del total de las madres que pertenecen al mercado laboral, 64% son trabajadoras subordinadas y remuneradas; cerca del 27% trabajan por cuenta propia; 6.6% no tiene remuneración, mientras que sólo el 2.8% se desempeña como empleadora.

Ni una reforma en pensiones será suficiente para mejorar el retiro de las mexicanas

Para la mayoría de las mujeres en México, la maternidad es un terreno complejo, plagado de complicaciones y exigencias –laborales, domésticas, asistenciales, sociales– pero también representa una condición de profunda devoción, de una generosidad sin medidas y de amor incondicional.

La maternidad rompe cualquier esquema, obliga a cuestionarte hasta la más lógica de las ideas y hace que te enfrentes con tu historia, tu pasado y tus antepasados; todo lo que eres y todo lo que creías ser… Por eso, cuando pensamos en una madre, mucho más allá del estereotipo de una figura de fertilidad y dulzura; mucho más allá de la fecha conmemorativa, tendríamos que voltear nuestra mirada a la enorme labor de millones y millones de mujeres que no sólo dan vida, sino que trabajan incansablemente y nos proveen de una vida aventajada por el hecho mismo de compartirla.

La mamadre

La madre de Pablo Neruda murió cuando el poeta era muy pequeño; su padre se casó luego con Trinidad Marverde, la mamadre «nunca pude decir madrastra», a la que dedica el poema.

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora, en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
—nunca pude
decir madrastra—,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro,
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno largo a invierno desolado
con las goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre,
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por vez primera estuvo ociosa
bajo la dura lluvia de Temuco.

Sigue leyendo

#Opinión

Niñas y niños en México, la promesa de un mundo mejor

No hay un proyecto de país, ni de sociedad ni de humanidad, que no considere a la niñez como punta de lanza; la esperanza de un mundo mejor.

Publicado

en

Diana Lara | La CDMX

En el marco de la celebración anual del Día del Niño –el pasado sábado 30 de abril– resulta fundamental hacer un recuento, una reflexión acerca de cómo es que las niñas y niños en México viven una de las etapas más importantes en la vida de cualquier persona; asimismo, cuáles son los retos que se presentan para garantizar el acceso y pleno goce de los derechos que les corresponden intrínsecamente y que es responsabilidad de todas y todos nosotros proteger.

Conoce que és la Declaración de los Derechos del Niño | Faros HSJBCN

No existe una causa de más alta prioridad y urgencia que la protección del desarrollo de nuestras niñas y niños, pues es de ellos de quienes depende la supervivencia futura, la estabilidad y el progreso de todas las naciones y, en realidad, de la civilización humana.

No hay un proyecto de país, ni de sociedad ni de humanidad que no considere a este sector de la sociedad como punta de lanza; la esperanza de un mundo mejor.

A pesar de ello, no fue sino hasta el siglo pasado (tras el fin de la Primera Guerra Mundial) que se comenzó a gestar la preocupación por el pleno y libre desarrollo de la niñez. Fue en 1959 que la Asamblea General de la ONU generó La Declaración de los Derechos del Niño, documento que establece sus derechos y en donde se responsabiliza a los Estados de garantizarlos.

Declaración de los Derechos del Niño - Wikipedia, la enciclopedia libre

Desde la comisión de atención a grupos vulnerables el tema de los derechos de las niñas y niños en nuestro país es de primer orden. De acuerdo con la Encuesta Intercensal del INEGI (2015), el 32.8% de nuestra población son niñas, niños y adolescentes de entre 0 y 17 años, y por ello hablar del futuro de México sin considerarlos resulta inviable.

Las estadísticas actuales reflejan que existen más de un millón de niñas y niños que han perdido el cuidado de sus padres por diferentes factores, como pobreza, violencia intrafamiliar, de género y consumo de drogas, entre otros.

Según un estudio realizado por la UNICEF y el Coneval, en 2014, uno de cada dos niñas, niños y adolescentes en México vive en situación de pobreza (21.4 millones); asimismo, experimenta por lo menos alguna carencia social, como la falta de acceso a servicios de salud, a una alimentación digna, a servicios básicos de vivienda, a seguridad social y rezago educativo.

Aunque los avances son innegables en términos normativos, programáticos e institucionales, desde que fue aprobada en 1989 la Convención de los Derechos del Niño –que México ratificó en 1990–, el desafío sigue siendo enorme. Su aplicación es de obligado cumplimiento en 195 Estados del mundo (exceptuando EUA) y sus 54 artículos reconocen los derechos sociales, culturales, civiles y políticos de todos las niñas y niños, además de promulgar obligaciones y responsabilidades de los gobiernos y otros agentes, como padres, profesores o profesionales de la salud.

Mayoría de familias en México educan a niños con violencia - RegeneraciónMX

La Convención de los Derechos del Niño está regida por cuatro principios fundamentales que establecen el tenor del resto de los artículos:

  • El principio de no discriminación
  • El principio de interés superior del menor
  • El principio de derecho a la vida
  • El principio de derecho a la participación

Además de los datos duros, las fechas, la historia y el desarrollo de los derechos de la niñez, todas y todos necesitamos tener conciencia de que lo mejor de nosotros, nuestra mejor apuesta, nuestra esperanza reside en este invaluable sector de la población.

Las niñas y niños de México y del mundo son la encarnación de una posible vida mejor, la promesa viva de que el mundo podrá transformarse, en el futuro, en un lugar mejor.

En México mueren más niños y niñas que en Siria o Palestina: ONG - Yucatán en corto

Sigue leyendo

#Opinión

Consulta popular: ¿Un ejercicio con malas intenciones?

Esta consulta fue básicamente la tergiversación de un instrumento loable de participación ciudadana en una democracia directa…

Publicado

en

Diana Lara | La CDMX

El pasado 10 de abril se llevó a cabo la primera consulta popular del país propuesta por Andrés Manuel López Obrador, organizada por el Instituto Nacional Electoral y caracterizada por la poca participación ciudadana. En total se instalaron 57 000 casillas, solo una tercera parte de las instaladas en la elección del 6 de junio pasado ya que el INE no recibió el presupuesto solicitado.

En cada una de estas casillas podían votar en promedio 2000 personas, pero para que una consulta sea vinculante; es decir, que tenga efecto legal, debe contar con la participación de al menos el 40% de la lista nominal de electores: 37 439 000 mexicanos, cifra muy lejana a lo que se reportó en las calles a nivel nacional. Esto es un claro fracaso.

En el 2018 López Obrador obtuvo 30 000 000 de votos; tres años después (2021), su coalición solo contó con 21 000 000. Sin embargo, en la última consulta la cifra de votos fue de apenas 14 000 000 de sufragios. A pesar de que el INE hizo su trabajo de manera ejemplar, a pesar de los constantes ataques provenientes del ejecutivo federal, pareciera que el presidente no pierde oportunidad de enlodar a una de nuestras más importantes instituciones, pieza clave de la democracia nacional, la cual defenderemos desde la oposición, sin pretextos y a toda costa, pues es inocente pensar que AMLO no usa como chivo expiatorio al INE, para poder limpiar las culpas del enorme fracaso de la 4T.

Revocación de Mandato: instalan la Mesa de Escrutinio y Cómputo Electrónica para conteo de votos emitidos en el extranjero | El Economista

La pregunta que mencionaba a los expresidentes no tuvo un solo voto a favor en la suprema corte; por eso, esa pregunta no estuvo en la boleta que se entregó a los electores. Pero sabemos que hubo una campaña de desinformación simulando que se iba a preguntar lo originalmente pretendido. Esto ha sido un intento deliberado confundir a la población y de paso dañar a varias instituciones autónomas. Se ha mentido respecto a que el INE decidió la fecha de la consulta y también es falso que se comenzó la difusión hasta el 15 de Julio del año pasado por decisión unilateral. El INE hizo todo lo que estaba a su alcance legal y presupuestal para la difusión de la consulta y quién miente en este caso tiene claramente poco compromiso democrático.

Así le hemos contado la revocación de mandato de López Obrador | EL PAÍS México

Si bien la idea fundamental, suena justamente a un ejercicio democrático, la formulación de las preguntas y el ataque constante al INE son señales mañosas y tendenciosas a favor de las viejas rencillas del presidente con los órganos democráticos de México. La revocación de mandato es un proceso que debería ser solicitado por la ciudadanía. Sin embargo, no fue la ciudadanía quien lo hizo. Fue directamente promovido desde el poder y eso para empezar evidencia que no es un ejercicio democrático sino más bien, un desafortunado ejercicio tendencioso, viciado, pero sobre todo falso.

AMLO vota en la consulta de revocación de mandato

Esta consulta fue básicamente la tergiversación de un instrumento loable de participación ciudadana en una democracia directa que está truqueada para convalidar la permanencia de un hombre que quiere verse al espejo y saberse popular y en donde el gobierno moviliza a “los leales” para evidenciar a los “desleales”.

Fuimos testigos de una narrativa creada desde palacio nacional donde, debemos ser conscientes, ejerce el poder un presidente que confunde gobernar con incendiar, separar y manipular utilizando lo que pudo ser un buen ejercicio con malas intenciones.

 

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto