Secretaría de Salud promueve participación familiar para prevenir adicciones

Ciudad de México 28 de Noviembre de 2018 (Redacción).- Actualmente, el consumo de sustancias psicoactivas constituye uno de los principales problemas de salud pública en Chiapas, ya que estudios revelan que su uso inicia a edades cada vez más tempranas, por ello la Secretaría de Salud del estado desarrolla diversas intervenciones preventivas a través de la participación de las madres y los padres de familia, así como del personal docente.

Debido a que la familia juega un papel importante para iniciar la prevención del consumo de drogas, la dependencia estatal promueve la generación de factores de protección mediante una adecuada comunicación familiar, toma de decisiones acertadas, desarrollo de autoestima, hábitos saludables, manejo del tiempo libre y manejo de emociones, entre otros.

De acuerdo al registro de los establecimientos que brindan tratamiento para las adicciones, el consumo de cocaína se ha incrementado en estudiantes de nivel superior, así como en jóvenes adultos con salario estable; y si bien esta droga no está en los primeros lugares de consumo en la entidad, es la de mayor impacto.

En este sentido, es de gran relevancia que padres y madres de familia fortalezcan la comunicación, es decir, que escuchen, observen y hablen con sus hijos e hijas, pues si bien el consumo de cocaína se da más en personas de 18 años en adelante, no dejan de ser personas con una adicción, la cual es una enfermedad y por lo tanto requieren tratamiento.

Para tal efecto, la Secretaría de Salud de Chiapas cuenta con ocho centros especializados de atención primaria en adicciones, ubicados en los municipios de Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de Las Casas, Comitán, Frontera Comalapa, Tapachula, Tonalá y Palenque. Para mayor información, la población puede comunicarse al número 12 12 993 de la Comisión Estatal contra las Adicciones.

La cocaína es un polvo blanco que se fabrica a partir de hojas secas de las plantas de la coca, que crecen en Sudamérica; otra forma de la cocaína es el crack, que estimula muy rápido e intenso. Otros nombres comunes son: piedra, nieve, polvo, cois, talco, perico, dama blanca, base, bocina, entre otros.

La vía de administración de esta droga es inhalada o aspirada por la nariz, o bien, inyectada en la venas. Es tan adictiva que una persona se puede “enganchar” después de probarla una sola vez.

La conducta de inhalar cocaína puede lesionar el tabique de la nariz, que separa ambos orificios nasales, provocando verdaderos agujeros en la parte central de la nariz; así como el sistema nervioso central.

Esta droga incrementa la velocidad con que late el corazón, la tensión arterial y la temperatura corporal; también provoca ataques al corazón o derrame cerebral e incluso la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *