Síguenos en nuestras redes

#Opinión

Encuestas políticas: ¿espejos distorsionados?

¡Ah, las encuestas! Ese misterioso arte de predecir el futuro político de nuestro querido México.

Publicado

en

¡Ah, las encuestas! Ese misterioso arte de predecir el futuro político de nuestro querido México. ¿Qué sería de nosotros sin ellas? Sin duda, estaríamos navegando en un mar de incertidumbre, como marineros perdidos en la tormenta política. Pero no se preocupen, mis queridos lectores, porque hoy nos adentraremos en el fascinante mundo de las encuestas.

Las encuestas son ese espejo mágico que nos muestra el reflejo de nuestras preferencias políticas. Nos hacen creer que podemos predecir los resultados de una elección antes de que sucedan. ¡Ah, la ilusión de control! Pero no nos engañemos, no toda medición refleja la realidad. Las encuestas, al igual que los espejos, pueden distorsionar la imagen y mostrarnos una versión retorcida de la verdad.

 

Históricamente, las encuestas han tenido un papel fundamental en la política mexicana. Desde aquellos tiempos en los que los candidatos montaban a caballo y lanzaban volantes al aire, hasta la era de las redes sociales y los hashtags. Sin embargo, a pesar de su larga trayectoria, aún nos cuesta entender el verdadero significado de los números que nos presentan.

Foto: Germán Canseco

Foto: Germán Canseco

Pero lo más interesante de todo este asunto es la transparencia en las encuestas. ¿Acaso existe tal cosa? A menudo escuchamos a los expertos hablar sobre la importancia de que las encuestas sean imparciales y objetivas, pero la realidad es otra. Las casas encuestadoras entregan los resultados de sus encuestas, y los dueños de las mismas los usan como les plazca. Como dijo Roy Campos en una conferencia en el Bajío del país: “Las encuestas son de quienes las pagan”. Y vaya que tiene razón.

 

Las encuestas, queridos lectores, son como ese amigo que siempre te dice lo que quieres escuchar. Si el partido en el poder quiere mostrar una ventaja abrumadora, ahí están las encuestas para confirmarlo. Si la oposición necesita un impulso moral, las encuestas les darán ese empujón necesario. ¡Ah, qué maravilla! ¡La democracia en su máximo esplendor!

Ilustración: Tomás Serrano

Ilustración: Tomás Serrano

Es fundamental que exijamos transparencia en el proceso de elaboración de las encuestas. No podemos permitir que los resultados se manipulen o se presenten de manera sesgada para favorecer intereses particulares. Las casas encuestadoras deben ser responsables y entregar información clara y verificable, sin caer en la tentación de distorsionar los datos.

 

Además, es crucial que los partidos políticos interpreten correctamente las encuestas. No pueden basar todas sus estrategias en un único número. La realidad es mucho más compleja y dinámica que eso. Las encuestas son solo una fotografía instantánea, pero la vida política está en constante movimiento. Los partidos deben entender que los resultados de una encuesta no son una sentencia definitiva, sino una guía para tomar decisiones informadas.

Foto portal: unomasuno.com.mx

Foto portal: unomasuno.com.mx

También es importante recordar que las encuestas no son infalibles. Hay numerosos factores que pueden afectar su precisión, como el tamaño de la muestra, la metodología utilizada o el sesgo implícito en las preguntas. No debemos tomar los resultados al pie de la letra, sino analizarlos con un espíritu crítico y considerar otras fuentes de información.

 

A fin de cuentas, las encuestas son una herramienta valiosa en el ámbito político, pero su importancia radica en cómo las interpretamos y utilizamos. La transparencia en su elaboración y la capacidad de los partidos para analizarlas de manera inteligente son fundamentales para evitar caer en la trampa de los números manipulados. Recuerden, mis queridos lectores, la política es un juego complejo y las encuestas son solo una pieza del rompecabezas. No olvidemos que la realidad es mucho más rica y diversa de lo que los números nos muestran.

 

Y usted. ¿qué opina?

Homero Barrera McDonald es licenciado en administración de empresas por la Universidad del Valle de México. En su trayectoria pública destacan haber sido el director del instituto de la juventud de Reynosa, Tamaulipas, así como enlace de la coalición "Juntos haremos historia" en el estado de Querétaro. En el ámbito empresarial es director comercial de botas Barrera, una empresa con más de 85 años de historia; también dirige la fundación Barrera, mediante la cual hacen llegar botas a niñas y niños de escasos recursos.

#Opinión

La legitimidad de las urnas y las fuerzas externas

El histórico triunfo electoral de Claudia Sheinbaum y otras mujeres desafía los estereotipos de género en la política mexicana. Ahora, el foco está en garantizar una representación diversa y efectiva en el gobierno.

Publicado

en

Hace poco más de una semana que México eligió a su primera presidenta, cuatro nuevas gobernadoras y la tercera legislatura paritaria. Estos triunfos electorales nos han demostrado lo fuera de lugar que está la pregunta que escuchamos tantas veces: “¿México está preparado para que lo gobierne una mujer?”.  A juzgar por la histórica votación del 2 de junio, el género de quien ostenta la presidencia ya no es limitante: el 90% del electorado (casi 50 millones de personas), votaron por una mujer. Al parecer ya rompimos con el techo de cristal para las mujeres más cercanas a la cúpula, ahora nos falta arreglar las escaleras rotas para que más mujeres, de diversas posturas ideológicas y orígenes, accedan al poder.

Por un lado, la brecha de género se ha ido cerrando, por otro, la brecha de representatividad se ha ido cerrando. Claudia Sheinbaum obtuvo 60% de la votación, MORENA tendrá mayoría calificada en la Cámara de Diputados y le faltarán 4 senadores para tenerla en la Cámara Alta. Prácticamente, no tendrá ningún contrapeso para ejercer el poder y esto ha puesto muy nerviosos a los mercados internacionales.

Las declaraciones de Ignacio Mier, seguidas por las de López Obrador y finalmente, la conferencia de prensa de la virtual presidenta electa movilizó a la Bolsa de Valores y depreció el peso en casi 2% este lunes. La solidez económica del sexenio de AMLO se tambalea por la falta de contrapesos que tendrá el gobierno de Claudia.

Aunque las fuerzas externas como el TMEC, las políticas migratorias de Estados Unidos y el nearshoring como la ventaja competitiva principal, siguen siendo una presión fuerte para la presidenta, la sobrerrepresentación en el Congreso federal y los congresos locales le dan la posibilidad de eliminar órganos autónomos, reformar el poder judicial o cambiar la ley del ISSSTE sin tener alguna resistencia, y eso ha generado temores.

Claudia hizo una campaña ambigua, alardeando su cercanía con AMLO ante los votantes de MORENA, pero reafirmando su independencia ante los indecisos, los empresarios y los inversionistas. Estos serán los momentos decisivos para saber cuál Claudia es la que gobernará: ¿la científica, la incondicional al actual presidente, la luchadora social de izquierda? En su primera semana como presidenta electa optó por darle juego a López Obrador, veremos si después de la discusión estas reformas se concretan.

Mientras tanto tendremos que esperar a conocer más del estilo de gobernar de la Dra. Sheinbaum: ¿cómo integrará su gabinete? ¿Será un gabinete paritario? ¿Las mujeres que la acompañen tendrán poder real?

La conferencia de ayer generó más preguntas que certezas, y tendrá que enfrentarlas rápida y eficazmente si quiere que el gobierno de la primera presidenta (la más votada en la historia y con más poder) no quede marcado por un inicio de sexenio como el que ya no estábamos acostumbrados desde hace 30 años: con una crisis económica.

La legitimidad de un voto masivo no exentará a la presidenta de ser medida por una vara muy alta y que escuchemos otra vez un “¿para esto querían el poder?” o “ya vimos que no saben gobernar”. Las decisiones de Sheinbaum ya tienen un peso histórico desde ahora, pavimentando el camino hacia el 1 de octubre

Sigue leyendo

#Opinión

La punta de la pirámide

A una semana de nuestro domingo electoral, ya sabemos quién ganó.

Publicado

en

A una semana de nuestro domingo electoral, ya sabemos quién ganó.

A una semana, vale la pena recalcar el alto porcentaje de participación ciudadana, siendo este alrededor del 60%.

Salir a las calles a votar fue una constante en la agenda de los ciudadanos, y creería que la gran mayoría fuimos de buen humor a ejercer nuestro derecho ciudadano, supongo que con la esperanza de que le fuera bien a nuestro candidato preferido y obviamente a México.

A una semana, pudimos leer y escuchar a varios analistas muy enojados y muy desilusionados de que no ganó la candidata Xochitl Galvez. Varias docenas de argumentos ya se han escrito, hoy puedo afirmar que la gran molestia radica en la manipulación de la elección por parte del Estado.

Me sorprende que varios colegas estén tan sorprendidos, pues el presidente hizo la tarea desde el día uno, el presidente lo hizo con un descaro maquiavélico; lo hizo apelando al clientelismo, pero también al enojo, la división y al miedo de la ciudadanía. Pero no pequemos de inocentes, así es nuestro sistema presidencial, y así fue usado el poder.

También fue más que evidente que el pueblo sigue harto de las viejas opciones partidistas y que la mayoría está de acuerdo con el rumbo actual.

La elección la ganó la doctora Claudia Sheinbaum y creo que se vale otorgar el beneficio de la duda; aparte de que la verticalidad del sistema presidencial nos da una esperanza. En primer lugar quiero pensar que la doctora es una política profesional y es alguien que domina el método científico y piensa más racionalmente que con la tripa.

Hay que dejar atrás el discurso extremista blanco y negro de su antecesor, es importantísimo meterle calma al sinsentido y reconciliar y escucharnos a todos.  

La doctora debe asumirse y desmarcarse del mal ejemplo, hay que empezar a poner orden al fuego amigo de su partido-movimiento, también es importantísimo sacar a los improvisados y corruptos de la administración de las instituciones de gobierno. 

La presidenta no tiene por que ser títere de nadie, le toca estar en la punta de pirámide del sistema presidencial, así que esperemos su experiencia, buen juicio y amor por México la hagan tomar las mejores decisiones y encabezar el cambio institucional que necesita este país.

Black out

El PRD es el partido político que inició la transición democrática en este país, fue el movimiento que alzó la voz y le hizo frente al dinosaurio, y a pesar de eso y de que es el padre putativo de cientos de políticos que hoy figuran, está muriendo.

Le fue bien a Movimiento Ciudadano, lástima que la mayoría de los candidatos son de utilería. 

Sigue leyendo

#Opinión

Perdieron las encuestas

Los encuestadores patito, aparte de que no saben de estadística, no saben que se están dando un tiro en la pierna.

Publicado

en

Para bien o para mal tuve la oportunidad de estudiar Ciencia Política en el ITAM de los noventa. En aquellos ayeres, el mundo de las encuestas electorales en México estaba iniciando y robusteciéndose a pasos agigantados; afortunadamente los itamitas tuvimos a los mejores académicos en la materia, profesores recién desempacados de maestrías y doctorados en las mejores universidades del mundo.

Sin duda, se agradece el rigor, la exigencia y también el amor inculcado a la estadística. Gran parte de esas generaciones de politólogos se engancharon en ese mundo de numeritos, la gran mayoría apadrinados por nuestros mentores, y después volaron solos; continuaron enalteciendo la estadística electoral. Hoy son de los buenos y famosos.

Perdieron las encuestas - Guillermo Figueroa | La CDMX

Pasa el tiempo y llegó el boom de las encuestas; cada tres años y cada elección, aparecían nuevas casas encuestadoras, cada vez con menor rigor metodológico y cada vez más preocupadas por hacer trajes a la medida para el mejor postor.

Hoy, junio de 2024, el universo de casas encuestadoras es basto, hay encuestadoras patito, hay encuestadoras corruptas y cada vez hay menos entusiasmo de las casas fundadoras de poner orden en la mesa. 

Este domingo de elecciones en junio de 2024, no importa cuál de las candidatas gane la rifa del tigre, los perdedores seremos los ciudadanos, pues estamos perdiendo la confianza en una de las herramientas más eficientes para diseñar estrategias y políticas públicas para beneficio de la sociedad.

Lo que pasó es que los ciudadanos estamos hasta la madre de ver como cada político usa los resultados estadísticos para su beneficio. Los ciudadanos ya estamos hartos de contestar encuestas, estamos hartos de que nuestra opinión sea tergiversada por los partidos políticos. 

Después del 2 de junio, quedará en evidencia: tanta discrepancia y tantas conclusiones adelantadas fueron una fachada para cumplir el capricho discursivo de cada candidato ganador y perdedor. 

El gremio de los encuestadores está perdiendo muy feo, y los encuestadores patito, aparte de que no saben de estadística, no saben que se están dando un tiro en la pierna.

Voy a sonar como viejito grinch, pero en esos ayeres con las 10 casas encuestadoras fundadoras, la crítica y la competencia eran constructivas.

¡Caray, que manera tan barata de destruir las conclusiones y la reputación de un gremio científico en tan solo 20 años!

Sin duda, es urgente que se replantee el modelo y que los encuestadores serios y profesionales vuelvan hacer teamback. El juego se llama: aislar y quemar a los encuestadores patitos.

Hay que rescatar la herramienta de las encuestas de los intereses personales de todos los pinches candidatos.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Facebook

Lo más visto