El peligro de los fumadores pasivos

Ciudad de México a 02 de Abril del 2017 (redacción).- El humo que libera al ambiente un cigarro de tabaco es más perjudicial para la salud que el que inhala un propio fumador, ya que desprende el aire sustancias toxicas y cancerígenas como cianuro, amoniaco y monóxido de carbono.

El tabaquismo pasivo pude ser causa de enfermedades pulmonares tan serias como cáncer de pulmón o del agravamiento de trastornos respiratorios tan frecuentes como el asma infantil.
Si resulta peligroso el humo que exhala el fumador, denominado corriente primaria, mayor riesgo tiene el que procede de la combustión espontánea del cigarro, llamada corriente secundaria.

Varios estudios han comprobado que en la corriente secundaria hay mayores concentraciones de compuestos dañinos que en el humo inhalado por el propio fumador y luego liberado al ambiente.

Varios estudios han comprobado que en la corriente secundaria hay mayores concentraciones de compuestos dañinos que en el humo inhalado por el propio fumador y luego liberado al ambiente, dichos análisis han determinado la presencia de sustancias que causan cáncer, así como una mayor cantidad de alquitrán y nicotina, en el humo generado espontáneamente por la combustión del cigarrillo.
Además, el monóxido de carbono, que tiene “la particularidad de apropiarse del oxígeno de la sangre, puede ser de dos a quince veces más alto en este humo procedente de la corriente secundaria, que es el más común en toda habitación o sala en la que se reúnen fumadores y no fumadores.

Por otro lado, los expertos han subrayado, que los niños son particularmente susceptibles a los efectos del tabaquismo pasivo, porque sus bronquios son más pequeños y el sistema inmunitario esta inmaduro y menos desarrollado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*