Crean lentes de contacto biodegradables para administrar medicamento

Ciudad de México, 15 de enero de 2019 (Notimex). – Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron lentes de contacto biodegradables que se disuelven en minutos en los ojos y liberan gradualmente un medicamento auxiliar en afecciones como la uveítis y otros padecimientos inflamatorios oculares.

Se trata de lentillas con una película oftálmica cargada con el fármaco denominado dexametasona que permite la liberación controlada del principio activo y una mejor dosificación para una recuperación óptima.

El equipo de especialistas de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, encabezado por José Juan Escobar Chávez, trabajó en esta propuesta con la forma y dimensiones de los lentes tradicionales de contacto, por lo que su aplicación es relativamente fácil; además, sus polímeros son solubles en agua, se desintegran con el fluido ocular y los residuos son expulsados.

Debido al estilo de vida, en combinación con condiciones ambientales, así como el uso excesivo de dispositivos móviles, en los últimos años se han incrementado las enfermedades en los ojos.

De acuerdo a UNAM Global, el también responsable del laboratorio de la Unidad de Investigación Multidisciplinaria comentó que se pretende aumentar el tiempo que la medicina permanece en la mucosa ocular para optimizar su eficacia.

Con procedimientos convencionales como las gotas, el líquido con la sustancia activa se mantiene poco tiempo, pues se expulsa casi de inmediato mediante las lágrimas y sólo se aprovecha 5 por ciento.

Mientras que, las lentillas creadas en la UNAM se desintegran en minutos, por lo que la dosis se aprovecha al máximo, sin necesidad de administrarlas de manera frecuente.

Los encargados del diseño, elaboración y caracterización de las lentillas poliméricas biodegradables, proyecto que en 2017 obtuvo el tercer lugar del Premio Canifarma en la categoría de innovación tecnológica son: Carlos Arturo Velázquez Tapia y Abel Esaú Peña Cuevas, egresados de la licenciatura en Farmacia de la FES Cuautitlán.

Ahora, junto con la estudiante de posgrado Karla Stella Constantino, trabajan en un laboratorio de insertos oculares de uso veterinario (para perros), también con dexametasona. “Ya tenemos caracterizada la forma farmacéutica, la probaremos primero en conejos y luego en canes”, puntualizó Escobar Chávez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *