Tus dientes y el tabaco

Ciudad de México, 8 enero 2018.- El efecto que ejerce es vasoconstrictor en nuestras encías, dificultando el acceso del riesgo sanguíneo y por tanto el aporte del oxígeno y nutrientes necesarios. Este efecto puede llevar a que el tejido gingival se retraiga provocando periodontitis.

Además, la boca del fumador puede responder de forma menos favorable a las intervenciones periodontales, ya que le tabaco dificulta la cicatrización de las encías.
Reduce nuestra capacidad inmunitaria, disminuye nuestra secreción salivar y favorece la aparición de un mayor número de bacterias. Esto provoca que estén más propensos a la acumulación de sarro y se encuentren más débiles a la hora de hacer frente a la acción de las bacterias.

Y como si no fuera suficiente algunos componentes químicos del tabaco como la nicotina y el alquitrán, se disuelven en la saliva y tienden a penetrar en el interior del diente hasta llegar incluso a la dentina. Esto provoca que nuestros dientes puedan colorearse con un tono amarronado o incluso negro.

Este no es el único efecto, también pueden adaptar un tono más pálido e incluso también pueden adaptar un tono más pálido e incluso retraerse, dejando huecos entre dientes y envejeciendo considerablemente nuestra sonrisa.
¿Todavía necesitas razones para dejar el tabaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *