La psicología del tabaco

Existen dos grupos de personas al dejar de fumar: los que quieren dejar del hábito y disfrutar cuando lo consiguen (en estas personas no aparece ansiedad ni irritabilidad, sino que se encuentran más relajadas y de mejor humor) y los que al dejar el hábito sienten que no quieren dejarlo (y aparecen dudas, piensan en justificaciones que les permiten volver a fumar- trampas- que es lo que genera ansiedad y estrés).

Las justificaciones psicológicas son el mayor obstáculo que pasan los fumadores al dejar el hábito. Es un obstáculo que se ponen ellos mismos, podemos encontrar múltiples de ellas tales como: “un cigarrillo no importa”, “si fumo dos o tres días no puede hacerme daño”, “No sé pensar si no fumo”, “Soy más cool fumando”, “Necesito aire”.

Las trampas que nos ponemos tienen dos funciones:

1-La persona no tiene claro que quiere dejar de fumar, tienen incertidumbres sobre si es mejor dejar de fumar.

2-Se precipitan a fumar de manera justificada: “No puedo dejar de fumar”
Y aunque las consecuencias de dejar de fumar se experimentan en mejoría física se pierde el placer psicológico y bloquea el proceso de dejar de fumar, apareciendo la resistencia a dejar el hábito. En pocas palabras el placer físico que se consigue no es comparado con el placer psicológico que se deja.

En conclusión, podemos decir que la dependencia psicológica o contenidos psicológicos de la conducta de fumar está formada por los valores y atribuciones que el fumador deposita en esta conducta; es decir, es el significado que tiene para cada persona el acto de fumar, ejemplo: relaja, ayuda a pensar, dormir, relacionarse. Puede compararse a un cofrecito donde se guarda, de manera inconsciente sensaciones, asociaciones, recuerdos, valores y todo el contenido que el cigarrillo encierra en su vida que no sabe llamar y solo lo identifica con el nombre de placer.

Al depositar este contenido psicólogo en el cigarrillo el fumador le otorga atribuciones y poderes que le llevan a necesitarlo y a depender de él, ahora ya lo saben, sean protagonistas de sus propias vidas sin olvidar que la información adecuada puede aclarar todos los aspectos rodeados con la conducta de fumar, desde su inicio hasta la deshabituación es decir, el contenido psicológico que encierra el cigarrillo para cada persona, siendo el mejor argumento con el que contaran las personas para dejar de fumar y al mismo tiempo sentirse bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *